ESTÁ USTED ENTRANDO EN UN ESPACIO LIBRE DE TODA POLÍTICA. Gracias por respetarlo.

Puedes contactar también por correo electrónico: coyotevirtual@gmail.com

jueves, 13 de diciembre de 2007

GRAFFITIS

Existe una forma de expresión artística que despierta controversia: el Graffiti. Para muchos el graffitti no es más que una gamberrada, un atentado contra la propiedad pública. Esto puede ser cierto o no. Es verdad que la inmensa mayoría de los graffitis están colocados en propiedad pública, sin ningún tipo de permiso. Pero también un gran número de ellos tienen un gran valor estético. Estoy refiriéndome, claro, a aquellos elaborados, no a los garabatos que ellos denominan “firmar” y que únicamente sirven para ensuciar garajes y paredes. El problema para este tipo de arte, porque así lo considero yo al menos, es la falta de espacios donde realizarlo. Bien es cierto que el “graffitero” suele ser un tipo al que el hecho de que esté prohibido pintar esa pared le motiva, pero no lo es menos que si quiere hacer ese dibujo, salvo contadas excepciones, debe de saltarse la ley. En mi opinión debería de dársele una salida. Es cierto que no se puede consentir que quien quiera vaya por ahí pintando la propiedad privada. ¿Pero acaso no queda infinitamente mejor una pared en un solar, una casa medio derruida, un muro de hormigón… con un buen dibujo en ellos?. La solución para mí es fácil, igual mi ignorancia legal hace que lo vea tan simple. Debería hacerse una regulación al respecto, por parte, por ejemplo, de los ayuntamientos. En aquellos espacios de obra, muros vacios en los que no se va a hacer nada… se podría regular quién y cómo puede pintar allí. Podríamos dejar que se solicitase un permiso o se presentara un proyecto, y así dejaríamos que el artista se expresase sin preocuparse de que le pillen y decoraríamos espacios que de otra forma iban a ser fríos e inexpresivos. Tampoco considero descabellado que, aquellas personas que poseen una propiedad privada con un muro vacío pudieran “ofrecer” ese espacio para lo mismo. Algunos espacios están decorados a base de graffitis y el efecto estético es bueno (véase CYBRSERIES: Graffiti Art en La CYBRGHOST Link). Ejemplos son el Parque Wüzburg en Salamanca o algún colegio o los aledaños del Centro Comercial Valderaduey en Zamora.

Hay una segunda parte en cómo le daría salida a esta forma de expresión artística urbana. Si mi propuesta fuera real, los autores ya no tendrían disculpa para ir haciendo pintadas por donde les parezca. Por tanto, de llevarse una normativa de ese tipo a cabo, soy partidario de endurecer muy fuertemente las sanciones para aquellos energúmenos que nos destrozan el portal, el garaje e incluso algún descerebrado el patrimonio histórico con media neurona y un spray.

CYBRGHOST.

viernes, 23 de noviembre de 2007

La Filosofía del Coyote.

QUE SEPAS QUE VA A SALIR MAL NO QUIERE DECIR QUE NO HAYA QUE INTENTARLO.

Al Cesar lo que es del Cesar así que lo primero he de decir que yo no inventé el término de Filosofía del Coyote. Desconozco si el término es suyo o lo “importó” igual que hice yo, pero quien me imbuyó el término y la filosofía fue mi “hermano” Robe.

La Filosofía del Coyote no es una Filosofía de Optimistas Convencidos ni de empachados de uno mismo. Su propio origen lo deja claro. Porque detrás de un modo de ver las cosas no se esconden grandes pensadores, ni siquiera tertulianos que vayan de listos. Sólo se esconden unos humildes dibujos animados, es la Filosofía de Willy el Coyote.

Es una filosofía de pesimistas que no quieren dejarse dominar, de inseguros crónicos que no se resignan y/o de miedosos empedernidos. En definitiva es la filosofía de los que nunca estarán convencidos de que van a conseguir lo que quieren, pero que no piensan dejarse dominar por la inseguridad. Podríamos decir que consiste en actuar creyendo en lo que no se está convencido. Sí, en cierto modo es paradójico.

El coyote no se rinde, no importa las veces que se estrelle, no importa lo que dude, vez tras vez hay que intentarlo.

Llegados a este punto, habrá quien piense que hay que estar loco o idiota para ser un Coyote. Se equivocan. No he hablado de hacer las cosas a tontas y a locas, ni de hacer por hacer. Todo lo contrario. Las cosas se hacen meditadamente. Se dan todos los pasos necesarios para conseguir el fin perseguido; se planifica cuidadosamente cada paso. El Coyote no quiere fracasar, quiere lograr su objetivo, y lo persigue incansable.

No estar seguro del resultado o tener pocas posibilidades o esperanzas de éxito no deben de ser freno. Ése es el espíritu. Vamos a hacer las cosas bien, concienzudamente bien, aunque el resultado parezca poco probable. Si sale mal siempre habrás aprendido algo en el camino. Y siempre queda el orgullo de que nadie podrá echarte en cara que no hiciste todo lo posible. Y si lo logras, la satisfacción es aún mayor, puesto que has logrado algo que no creías ser capaz.

Por lo tanto, un Coyote es un luchador, con mayor o menor fortuna, pero un Luchador. Un guerrero inconsciente de sus límites y que los pone a prueba para ver hasta dónde llegan. Y probablemente de ponerlos a prueba los vaya ampliando. Al menos eso quiero creer, porque yo soy un Coyote.

CYBRGHOST.

martes, 23 de octubre de 2007

SOY FREAKY

Hola, me llamo Miguel Angel, y soy un Freaky. Así podría empezar esto si no fuera por un minúsculo detalle pero no por ello menos importante: No creo que sea malo.

Soy Raro, así, con mayúscula, lo he oído en innumerables ocasiones. Y en muchas me ha dolido, para qué negarlo. Me he torturado interiormente durante años, sintiéndome un inadaptado, un paria, un bicho. He tratado en innumerables ocasiones de cambiar, de ser como se presupone que debería de ser, sin éxito. Pero eso acabó.

Sí , soy Raro. Como dice el genial Fito Cabrales , “no digo diferente digo raro”. No voy con la corriente, no formo parte de la manada. Quizá tenga que ver con la filosofía del coyote. Al fin y al cabo un coyote es un animal solitario aullando a la luna llena.

Soy distinto porque mi comportamiento se sale de una norma. Y me salgo de esa norma porque me entrego y me apasiono. Doy el alma en cada cosa que hago, y me abro de par en par a quien tenga delante. Soy así. Tanto tiempo sintiéndome solo me ha hecho así.

Pero por eso aprovecho al máximo cada detalle. Por eso soy ese al que puedes llamar de madrugada y va estar. Por eso no me rindo y fracaso tras fracaso sigo intentando ampliar mi círculo social. Por eso si me pides algo me dejaré la piel en ello. Y cuando te diga algo lo tomarás en serio, porque sabes que te digo lo que pienso y siento, no lo que quieres oir. Por eso mi capacidad de tragar mierda y resurgir es casi ilimitada. Por eso me sigo emocionando e ilusionando con pequeños detalles. Por eso desnudo aquí y ahora mi alma a quien quiera leerlo.

Sí, soy raro, o como dicen los modernos, un freaky. Pero, ¿es eso malo?.

Por Cierto Rocío, Que no me guste la del Bailys no es de raro. Piénsalo bien: rubia de bote, pechos de plástico, más que maquillada alicatada, y con una sobredsis de Photoshop. Yo prefiero a las mujeres de verdad, y a poder ser, morenas (o pelirrojas).

CYBRGHOST.