ESTÁ USTED ENTRANDO EN UN ESPACIO LIBRE DE TODA POLÍTICA. Gracias por respetarlo.

Puedes contactar también por correo electrónico: coyotevirtual@gmail.com

miércoles, 11 de abril de 2012

DESARROLLO PRECOZ

Mal asunto fue ya desde el primer momento. Ya se lo dije a mi madre cuando me contó lo que su amiga le había dicho. Llevaba cuarenta y dos semanas de gestación y el niño no salía. Trataron de inducirle el parto a la madre. No respondió a la oxitocina. Finalmente se realizó la pertinente cesárea y se extrajo a un niño de cuatro kilos y novecientos gramos. El niño lloró, como era de rigor, y a duras penas no lo hizo la madre. La criatura presentaba un tupido vello facial, ¡tenía barba!. Por más que le rasurara, el molesto vello no tardaba más de una semana en reaparecer. El niño crecía a un ritmo espectacular, alcanzando el metro veinte a los dos años. Caminaba desde los tres meses, se vestía solo al año. Sus padres se balanceaban entre la admiración y la preocupación de forma continua. Cuando el chico cumplió cuatro años comenzaron a aparecerle canas. Para esa edad el chico tenía una robusta barba que había que afeitar a diario, sin que el pediatra supiera darle explicación. Como no supo dar explicación a las arrugas que aparecieron a los cinco años. A los seis años ya era todo el equipo de Pediatría del “Niño Jesús” el que investigaba su prostatismo. A los siete años, irremisiblemente comenzó a perderse, cada vez olvidaba más cosas y ningún médico sabía ponerle etiqueta ni freno. Ni siquiera en el “Monte Sinaí” de Nueva York fueron capaces de evitar que con ocho años ya no hablase, comiera solo o caminase. Falleció hace un par de semanas, unos días antes de cumplir los nueve años. La autopsia autorizada por los padres desveló unos resultados increíbles. El pequeño presentaba claros signos de Alzheimer en fase avanzada.

Cybrghost

Leyenda alternativa de “un bebé con mal aspecto” para el Taller de Escritura Creativa de la Asociación de Amigos de la Casa de Las Conchas.


Safe Creative #1102048416900

12 comentarios:

  1. Pobre, eso es una vida concentrada en breve espacio de tiempo.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
  2. No me extraña. El cromosoma del "apuro obsesivo absurdo" ya se ha de estar gestando. A no ser que... No, no tengo esperanzas de que esto cambie.
    Abrazos, Cybr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo si tengo esperanzas. Me he declarado reaccionario optimista.

      Eliminar
  3. Ainssss el señor alemán que esconde las cosas haciendo de las suyas, y cada vez a mas temprana edad.
    Una muy buena contribución al taller Cybrg, enhorabuena.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez antes. Ami el texto, entre tu y yo, me parece una castaña, pero era lo que más a mano tenía y ando sin tiempo.

      Eliminar
  4. Pues qué te diré... ¿cotizó a la seguridad social? porque alimentar durante 9 años a semejante hombretón debió ser complicado para los padres.
    Me gusta que durante todo el relato se mantenga el extrañamiento mientras la lectura parece tan normal, como si pasara a diario.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Na, lo bueno que tienen las leyendas urbanas es que no se repara en gastos.

      Eliminar
  5. Suscribo lo dicho por Anita en cuanto al extrañamiento embozado en la normalidad aparente del texto.

    Me parece un micro que destaca por su historia, o mejor dicho, por la particularidad de su historia.

    Un abrazo, Cybrghost

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que he provechado muy mal la sugerencia y la idea surgida.

      Eliminar
  6. Pues yo lo he disfrutado y a la vez he padecido con esa corta vida.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, aunque creo que pude hacerlo mucho mejor.

      Eliminar
  7. Mmm, como dijo la profe de sociología "las mujeres temen parir un monstruo, o un cretino". Con frialdad diré que al menos este engendrito dio poca batalla.

    Saludos n_n

    ResponderEliminar

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.