ESTÁ USTED ENTRANDO EN UN ESPACIO LIBRE DE TODA POLÍTICA. Gracias por respetarlo.

Puedes contactar también por correo electrónico: coyotevirtual@gmail.com

jueves, 3 de noviembre de 2016

LA SALVACIÓN DEL LECTOR.

Bruno lee tranquilo en su sillón favorito cuando escucha un ruido. Se levanta y va hacia él. El ruido ya iba a su encuentro en forma de embozado portando un enorme cuchillo. Bruno sale al jardín desconcertado, sin entender más que lo que está en juego. Irene observa la escena desde un plano superior, sobrecogida. Ve a Bruno tropezar, recular hasta el muro del jardín, su cara de pánico mientras esa sombra sólo rota por el reflejo del cuchillo se acerca inexorable. Irene ve elevarse la hoja, impotente, no lo soporta, y cierra las tapas de golpe. Bruno respira aliviado consciente de lo cerca que ha estado su muerte.
Miguel Ángel Pegarz

cYBRGHOST

2 comentarios:

  1. Buen ritmo narrativo, es un relato refinado y me gusta ese final, leyendo siempre te salvas.Paradoja: te puedes morir en cualquier momento con o sin cuchillo, pero leyendo nunca, porque se vive siempre.
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me parece deficiente. Le falta algo pero no sé qué.
      Muchas gracias por leer y aún más por comentar,
      Salud.

      Eliminar

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.