Ir al contenido principal

LA GUERRA DE MARINYA

 

Dos briks de leche, cuatro huevos y media hogaza de pan que podría utilizar como arma. Es todo lo que le quedaba a Marinya en la despensa. Acababa de ver medio tazón de leche cortada. Estaba guardada en la nevera, pero no sabría decir cuántas horas habría funcionado en los últimos días, pocas. Sacó el cajón de los cubiertos y comprobó que detrás quedaban ya pocos grivnas escondidos.

Marinya respiró hondo. Su pelo, antes rubio, se veía gris, mezcla de canas y ceniza. Imposible lavarlo, no salía bastante agua. Tocaba salir.

Marinya tenía pánico a salir. Tanto miedo que cuando sonaban las sirenas bajaba al trastero en vez de ir al refugio, a pesar de las visibles grietas en las paredes. Allí tenía un improvisado colchón de mantas entre las que escondía su pasaporte ruso. Vivía sola desde que comenzó la guerra. Su esposo, soldado, había sido movilizado hacia el sur. A estas alturas podría ser viuda y no saberlo. No le gustaba pensar en ello… y no podía evitarlo.

Marinya rebuscó en el desorden del salón el brazalete de la bandera ucraniana y la fotocopia de la documentación de su marido. La suya la había “perdido”; temía tener problemas si la utilizaba. A la vez, no quería deshacerse de su pasaporte, por si acaso.

Marinya bajó a la calle, rezando a la Fortuna por, en ese orden, encontrar una tienda abierta, que quedase algo de comer y poder pagarlo.

Se oían disparos y explosiones esporádicas. Marinya recordó con irreal nostalgia el primer día que salió, su miedo, cómo lloraba y corría aterrorizada. Hoy caminaba despacio y sus lacrimales ya estaban secos.

Marinya confiaba en tener suerte. Lo que no tenía claro es si la suerte era volver a casa sana y salva o no llegar.

 

Miguel Ángel Pegarz

cYBRGHOST


Comentarios

Entradas populares de este blog

RELACIÓN CONFLICTIVA

  Dígale, agente, que la quise mucho pero prefiero ni verla. Son ya demasiados problemas, demasiadas comisarías. Dígale que a ninguno de los dos nos conviene seguir con esta relación. Que se aleje de mi para siempre, no le convengo. Si no, jamás saldrá de esta viciada espiral de delincuencia. Pagaré su fianza por última vez solo si no me busca al salir. Esa es mi condición.   Miguel Ángel Pegarz c YBRGHOST

CONTRATIEMPO

  Esperando que más pronto que tarde, dejes de llorar por él preparé mi plan al detalle. He sido tan minucioso que ni Sherlock Holmes llegaría a sospechar de mí un instante. Eso obviando que a todos les pareció un accidente. Ahora yo he de ser tu hombro para llorar, después tu consuelo y por fin tu nuevo amor. Un plan perfecto a punto de irse al garete. Mi exceso de celo en ocultar del crimen me hizo descuidar lo más importante: Sé todo de ti, pero jamás hemos hablado. Todo calculado menos una excusa para conocernos.   Miguel Ángel Pegarz c YBRGHOST