Ir al contenido principal

EL VIEJO CUADERNO


Conservaba la infantil costumbre de guardar cosas inútiles. Quizá por eso, y por unas cuantas infantilidades más, aquel cuaderno había llegado hasta aquellos días. Para los ajenos a su infancia podría resultar ridículo el argumento por el que aquel cuaderno había perdurado hasta ser finalmente utilizado. De niño nunca tuvo un cuaderno de tapa dura, como no tuvo otros muchos lujos infantiles banales. Estudió en un colegio de ricos, aun distando mucho de serlo. Tardaría muchos años en llegar a entender porqué él no llevaba cuadernos de tapa dura. Pero entendiéndolo, como una especie de rebelión pueril, acabó comprando, ya adulto, aquel cuaderno de tapa dura. No sabría precisar cuando, y ni siquiera recordaba el fin. Había pasado años guardado en ninguna parte y sin ningún fin. Pero un buen día empezó a garabatear notas, reflexiones, webs por ver, referencias sobre las que indagar… y llegados a ese punto aquel viejo cuaderno había absorbido un pedazo de su alma. Hasta el punto de haber plasmado en tinta esta misma reflexión en sus páginas, y no haber podido reprimir un estúpido impulso de acariciar esa portada rojiza y dura al cerrarlo.

CYBRGHOST

Porque aun abducido digital, siento un fervor ritual por el papel, hasta el punto de reservar determinados bolígrafos para ocasiones


Safe Creative #1102048416900

Comentarios

  1. porque a veces uno encuentra cosas que ha tenido guardadas hace mucho tiempo y le hacen recordar muchas cosas :D

    ResponderEliminar
  2. Debe haber algo que nos una a la infancia o que nos separe de ella. POr ejemplo un cuaderno.


    Hasta pronto!

    ResponderEliminar
  3. ¡Uh! yo nunca tuve un cuaderno de tapa dura :0(

    Buen relato, me ha gustado mucho.

    Dejo un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Yo en mi viaje fin de curso,que fue a Andorra,compré para mi hermano una caja de famóbil......esa era la escusa...para mi hermano...jeje

    ResponderEliminar
  5. Guardar,es un poco conservar un recuerdo,de un modo un poquitín más tangible.

    ResponderEliminar
  6. La verdad yo también soy de guardar...tengo sellos,pesetas,la blanca,(aunque tengo que reconocer,que no fui a la mili)tengo guardadas muchas cosas...¿¿eso es malo,será una enfermedad???

    ResponderEliminar
  7. Capi, no creo que sea una enfermedad, creo que puede tener razón Marucha, no se si uniéndonos a la infancia como dice Anónima o no.
    Gracias por los comentarios a todos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST