Ir al contenido principal

EL VIEJO LABRIEGO


Hacía muchos años que había dejado de ser joven, incluso bastante que había dejado de ser un hombre maduro. Era un viejo. Nunca entendió porqué la gente se empeñaba en evitar esa palabra. Se seguía levantando con el Sol, como había hecho desde que tenía uso de razón, aunque ya no recordase cuando fue. Las articulaciones le chirriaban como bisagras oxidadas, y no conseguía traer a la mente un día en que no le doliesen los huesos.
La casa era como él, vieja dura y fría, y con más desconchones de los que uno tuviera paciencia a contar. Estaba sola en medio de una enorme planicie y era a todas luces demasiado grande y con más terreno del que un anciano pudiera llevar.
Desayunaba fuerte, por lo que pudiera venir. El médico le recriminó en una ocasión que aquella dieta le perjudicaba y lo solucionó. No volvió al médico. Los pocos que le conocen bien cuentan que en tiempos fue amable e incluso alegre; pero la viudedad le convirtió en hosco y rudo. No obstante había de ser rudo, si no cómo iba a ser capaz de seguir sacando adelante las tierras y el ganado un día tras otro. No contaba con la ayuda de nadie. No había tenido hijos y había acudido al entierro de los pocos familiares que tenía. Allí estaban él, sus animales y sus graneros en medio de la nada, desafiando al mundo. A base de no practicar le costaba hablar. De vez en cuando hablaba con ella en voz alta, aunque no estuviera convencido de que le oyese. Con Dios dejó de hablar el día que se la quitó.
Era un día duro, un día cabrón que solía decir, de esos que el sol te pesa y parece estrujarte. Entró al granero y echó un trago largo al botijo. Colocó una vetusta escalera y se dispuso a subir al altillo. Al segundo escalón supo que algo no funcionaba bien, la cabeza iba por libre. Un instante después reposaba en un charco de sangre. No necesitaba que nadie le dijese que era el final.
Lo encontraron tres días después. El panadero llamó a la Guardia Civil al ver por segundo día la mercancía por recoger en la puerta. Lo encontraron con gesto sereno y una mano suavemente cerrada.

CYBRGHOST

(Fotografía: “Finca Castellana” Serie “Parajes”)
Safe Creative #1102048416900

Comentarios

  1. Triste final, pero describes perfectamente la vida ya machucada por los años y las experiencias...
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Dura vida la del labriego, bien descrita.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Necesito tu email, para ponerme en contacto contigo.
    Puedes enviarme un email a mi direcion de correo, la tienes en mi perfil.

    ResponderEliminar
  4. Gran descripción Cyber, sutil y sencilla. Hasta me ha parecido oir el ruido de esas bisagras oxidadas.

    ResponderEliminar
  5. Su, Anónima, Isa. Gracias por comentar y me alegro que os haya gustado.

    ResponderEliminar
  6. ¿Por qué tenía la mano suavemente cerrada? Me ha gustado mucho
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Me gustó mucho...
    tal vez dios, llegó a oirlo...

    ResponderEliminar
  8. Anita: ¿El recuerdo de alguien?

    Capi: Me alegro, no se Dios y el se llevarían bien.

    ResponderEliminar
  9. Mmm, el recuerdo??? creo que ella le cogió de la mano para estar con él y llevárselo, no?
    Qué lindo, ahora cierra mucho mejor para mi, gracias!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST