Ir al contenido principal

EGO HERIDO (Explicación Poética Incompleta)
















Nunca he pretendido

por mis letras sustento,

al menos de mi cuerpo.

Quizá sí de mi ego,

y ese error he cometido.

Explicaría mi dolor tan hondo,

inquino, ridículo, sordo.

                            Cybrghost



Safe Creative #1102048416900 

 

Comentarios

  1. Esto sólo es una breve anotación. La idea es que este texto creciese más.

    ResponderEliminar
  2. Pues sigue con los versos "juntaletras" (sus palabras, no las mías, jeje)
    ya que no quiere que le llamen
    ni escritor, ni poeta
    que a ojos de esta lectora
    cuando usted se pone a ello
    las letras cuentan historias
    y eso a fin de cuentas, es lo que cuenta.

    Besos desde el aire

    PD. Con cariño :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguiré juntando letras, eso ya e sun virus. La única duda es si escribiré para otros o para mí (lo cual no deja de ser un contrasentido)

      Eliminar
  3. La poesía no es mi género, Cybrghost, ni como lector ni -mucho menos- como escribidor; pero estos versos me han resultado duros, demasiado duros.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un defecto que creo que no llegaré jamás a corregir.

      Eliminar
  4. Ni inquino, ni ridículo, ni sordo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ridículo al menos si Tor, sólo fue una crítica, por muy demoledora que fuera.

      Eliminar
  5. No tengo las virtudes poéticas de Rosa, por eso, con humildad (aunque también con un poco de descaro) suscribo sus versos con los que coincido absolutamente.

    Beso, Cybr!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos no cosecháis críticas demoledoras, si no merecidos éxitos.

      Eliminar
  6. Suena calderoniano. Y el tema nos atañe a todos. ¿Lo vas a continuar? Yo voto sí.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no soy tan culto para poder ser calderoniano. Y en el plano poético soy aún más cateto. Es la explicación poética de mi silencio, una crítica demoledora que me hundió el ánimo y aún me condiciona. Debería seguir, pero de momento, no sale.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. "El amor propio es como el sexo: perpetúa la especie, nos causa placer y debemos ocultarlo"

    Y para ofensa del autor, ni me acuerdo quién lo dijo.

    Sufre, sufre Juntaletras, que será cuando escribas mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, pero es que para sufrir ya está la vida real. De hecho la inspiración es una crítica demoledora.

      Eliminar
  9. ¡Uy! pues siento haberme colado esta entrada ...como no te veía desde hace tiempo, pues se me resbalaría sin darme cuenta.

    Perdona, estoy un pelín apelmazada, es :
    Quizá si de mi ego, o
    quizá sí - con acento - de mi ego.

    Me ha sabido "a poco" ¿podrías continuarla?. ;)
    Un besote y a juntar más palabras que transmites buena sintonía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ando muy liado, y no leo todo lo que debiara, ni al ritmo que debiera, y muchas veces no comento. No te cuelas, es un espacio abierto.
      Gracias por la corrección ortográfica (estás en lo cierto, el fallo es mío).
      Continuarla... lo intentaré, pero la poesía me cuesta aún más. No voy a repetirme sobre mi opinión sobre mis letras. Ya se sabe yo en mi eterna duda.

      Eliminar
  10. El EGO. Ha sido muy satanizado a través de letras y filosofías. Sin embargo cae como todo en la relatividad.
    Se puede tener un ego bellísimo, un ego generoso que se comparta y brinde fuerza a los demás.
    Un amigo de Argentina al escuchar el viejo chiste que dice que el ego es ése pequeño argentino que todos llevamos dentro, respondió: ¿Y porqué pequeño, Che?
    Equiparable al caso del karma, muchos interpretan karma como sinónimo de algún mal, y es sencillamente la reacción de una acción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que salvo ínfimas excepciones el ego es un gran mal.

      Eliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST