Ir al contenido principal

SUEÑOS EGOCÉNTRICOS.

Desde hace algún tiempo sueño con la posibilidad de poder exponer al menos alguna de mis fotografías, idealmente más de una, en público. También, en menor medida, ver publicado en papel alguno de los pequeños textos que escribo. Hubo una temporada en que se me antojaba posible, pero ya pasó, y la cruel realidad me hace ver lo vanal de mi sueño. Reconozco que no me mueve otro afán que el exhibicionismo y el orgullo.
En cuanto a los textos ya se ve que mi Musa me ha abandonado, y que si nunca llegaron a tener un nivel más que aceptable, y siendo magnánimo en la valoración, ahora no merecen ni tal calificación.
Me gusta la fotografía, como expresión artística o creativa. Creo que capta muy bien el concepto de inspiración. Me gusta por su inmediatez; en un segundo podemos pasar de la nada a la obra. Creo tener la capacidad de captar conceptos con mi cámara, de capturar momentos o inventarlos. Algunas instantáneas que he visto colocadas en las paredes de salas más o menos importantes no percibo que tengan más talento que mis fotografías. No aspiro a ser considerado como un artista, ni mucho menos a vivir de ello. Considero una aberración pretender vivir del Arte. El Arte es creación, inspiración, sentimiento... Pretender vivir de ello es me resulta penosamente artificial. Es lícito ganar dinero con ello, e incluso vivir de ello, pero no el buscar el lucro como fin. Me gusta el término Creativo, se aproxima más a lo que me considero en mi afán egocéntrico. Desgraciadamente en mis buceos por la Red encuentro fotografías de aficionados como yo que me devuelven a la cruel realidad de un sopapo de talento. Me faltan medios y conocimientos técnicos. No dispongo ni de tiempo ni de espacio para elaborar montajes que retratar. No tengo ni la más ínfima idea de cómo se mueve el mundillo de las exposiciones… Todo eso me abofetea de realidad, pero en el fondo, sé que sólo son disculpas para no creerme que mi afán creativo no es más que un desvarío con aires de grandeza.
Un último ruego, al menos, los que leáis esto, dad una vuelta por la otra mitad de este blog bicéfalo. Así tendré la satisfacción de que al menos una vez, habéis echado un vistazo a mi obra.
Y tranquilidad, que seguiré haciendo fotos, porque está bien como terapia, y como gimnasia mental. Y quien sabe, a lo mejor un día alguien desvaría más que yo, y algo mío acaba colgado de una pared.
CYBRGHOST

Comentarios

  1. Ese paseo por la otra mitad de su blog queda pendiente. Prometido queda darlo. Ahora, una ideucha que tal vez no haya tenido usted en cuenta: ¿probó a mostrar sus congeladas imágenes en plena calle, a completos desconocidos? De no haber intentado tal exhibición, quizás no le parezca algo tan indigno y lo lleve a cabo.


    Bueno, prometido está. Pasaré en otro momento y sus fotos observaré. Siempre y cuando, claro, se me permita.


    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Se agradece tu idea amigo, la tendre en cuenta, aunque en una ciudad pequeña como la mía, e sprobable que la Local tardara 10 min. en isntarme a retirarme d ela via pública, a falta de nada mejor en que entretenerse.

    ResponderEliminar
  3. Kopf hoch :)
    Que estamos aquí para sonreir hombre.

    ResponderEliminar
  4. No me deprime lo que he puesto :-)
    De todos modos te lo recordare cuando escribes algún "soy una mierda" poético de los que escribes jeje

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST