Ir al contenido principal

ESCALERA PARANOIA

(este post es un ejercicio de descarga de tensión acumulada)


Es una edificación antigua, corriente, de esas que ni dan miedo (al menos el portal). Aparentemente es una finca más. Madres, desde el primer momento os dejarán claro que no sois bienvenidas, merced al autoproclamado “Dueño”, que así firma cuando al menos mi casero no lo es. Bien pegadito a la pared, con firma casi ilegible, su bando prohíbe paso y estancia a las sillas de niño. Seguro que él jamás las utilizó con sus hijos (ni con el que le hizo el cartel a ordenador). Controlando desde la primera puerta que atisbas al subir la escalera, le pega el papel. Viejo y encorvado, mirada huraña y olor a mugre que invade la escalera cuando abre la puerta. Realmente él poco controla, si no la "lechuza", siempre atenta a la puerta, silenciosa y expectante, desde la otra puerta. Os diría quién vive más arriba, pero sólo sé que yo mismo con mis rarezas, que ya vais conociendo. A mi lado vivir no sé. Transitan gran cantidad de individuos, pero en el buzón sigue figurando el nombre de los anteriores inquilinos. Sé que no limpian la escalera nunca, que dan timbrazos a todas horas y que llegaron al edificio y me desapareció mi felpudo del IKEA (el del anuncio sí). Sobre mi cabeza el origen de todo mal: unos padres. De una niña pequeña y un demonio de pocos años especializado en el rodaje de objetos pesados. Salvo algún festival casero de flamenco, taconeo incluido, son bastante razonables en su comportamiento. A su lado otra madre, de enérgico subir de escaleras. También sin queja. Creo que más arriba un nieto de El Dueño, muy educado y que ya las tuvo con su abuelo, y un señor que aparece a temporadas y que, por porte y modales, francamente desentona. ¡Si aquí casi parezco “normal”!. Y el espectáculo continúa.
CYBRGHOST

Comentarios

  1. Miguel, tío, qué me estás contando? que te han birlado el felpudo de IKEA? jue, creo que de las personas que conozco eres el único al que creo destinatario adecuado de ese producto. Serán desvergonzados...
    Si te sirve de consuelo, yo tengo unos vecinos que se pasan todas las tardes enteras gritando, y la niña todas las tardes enteras llorando. Ya me estoy pensando cosas raras y todo...

    ResponderEliminar
  2. Pues si, y lo que lees es una versión suavizada de lo que escribí en principio era más fuerte. y lo de la foto es que me enerva cada vez que entro en el portal.

    ResponderEliminar
  3. Pues en mi bloque no podrían ser más silenciosos, nunca sé nada de nadie, aunque la gente no para de salir y entrar siempre están todos en silencio, a veces me asusto. Me gusta tu forma de escribir aunque eso, se te nota la falta de inspiración

    ResponderEliminar
  4. Pues se ve que lo del felpudo es contagioso, a mi tambien me ha desaparecido.
    Y ademas es el único que ha desaparecido del todo edificio.
    Y también tengo un vecino muy considerado, que nos pone musica para que la escuchemos, normalmente en la hora de la siesta

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST