Ir al contenido principal

TERTULIA INACABADA


Ninguno de los dos recordaba con exactitud cuando se conocieron. Claro que para él eso no era extraño. Desde su ingreso en el club de los octogenarios su memoria se había resentido. “Es la cuota por vivir de más” solía decir, mitad de humor, mitad de nerviosismo. Pasaba por allí a diario, haciendo su paseo de siempre. Cuando uno se hace viejo casi todo es rutinario. Al menos él presumía de que su rutina la había elegido él, no sus hijos. Le dolía aún que no la escogiera su difunta esposa. El caso es que ese día le dolían las rodillas más que de costumbre y se sentó en un banco. No le sonaba la cara del caballero del banco de al lado.
- Perdone, usted es nuevo por aquí ¿no?.
- Sí, me he venido con una hija. Estaban ya muy pesados con que no estoy para vivir solo en el pueblo.
- ¿Es viudo?. Yo también, hace 2 años
- ¡Uy!, yo ya van 12. Un infarto la pobre, siempre estuvo delicada
- …
Y así poco a poco ambos daban su paseo y acaban en aquellos dos bancos al sol, “que la sangre de viejo necesita calentarse”. Casi sin darse cuenta se convirtieron en acompañantes de sus soledades, que a sus años viene a ser algo muy parecido a la amistad verdadera.
Un día se sentó solo. Le extrañó. Otro día más; no era una consulta. Cambió de hora, no está tampoco. Una semana, estará en el Hospital. Y al mes decidió cambiar de ruta, evitar ese banco. No le preguntes. Sólo te diría que no volvió a verlo. Y que no sabe, aunque sí que sabe. No quiere saber.
Ha vuelto a los bancos que dejó hace seis años. Esos sí sabe porqué los dejó. Pero los 90 pesan, y ya no quedan bancos sin lágrimas secas. Y esos le caen de paso a su hija, que hace tres años decidió que ya está mayor para vivir solo.

CYBRGHOST

Safe Creative #1102048416900

Comentarios

  1. Serán los bancos individuales, los octogenarios "con años extras" o tu propia destreza, pero a mí personalmente, me encanta ver cómo 'te' actualizas en esta nueva fase; y por supuesto: lo parido.

    Salud!

    ResponderEliminar
  2. Jo, me gustó, qué penilla, cómo echo de menos a mi abuita...Ayer en el teatro eran todo abuelillas, riéndose de los chistes verdes. Más majas...:-)

    ResponderEliminar
  3. Pues gracias Dani, como viene o no viene, pero no es un acto del todo controlado esperemos que dure.
    Ali, pues el mejor homenaje es que sigas tratándolos como a personas adultas que son y no como a niños, error que muchas veces cometemos.

    ResponderEliminar
  4. Es quizá la entrada que más me ha gustado... cuánta verdad y sobre todo cuánta calidad literaria hay en cada unos de los renglones. Sigue en tu línea...
    Gracias por compartirlo con todos nosotros.

    ResponderEliminar
  5. Alis, me adulas, hay gente que escribe mucho mejor (arriba hay un comentario de uno). Y gracias los que lo leéis.

    ResponderEliminar
  6. Tanto la foto como el relato, me hacen pensar en que todos somos viajeros y compañeros inacabados, como la tertulia de tu escrito, que me parece excelente narración, y que no deja indiferente a quien tenga la suerte de leerla
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Marian: Gracias,me alegro de verte por aquí y espero que repitas.

    ResponderEliminar
  8. Esos bancos son el único refugio de muchas personas que no encuentran en casa lo que allí sí hallan.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Por un momento pensé que a esas alturas los dos viejitos iban a enamorarse... pero qué triste deben sentirse cuando se van "secando lágrimas"
    Precioso Cybr!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Melancólica sutileza en este micro.
    ¡Muy bueno amigo!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Dulce y amargo,... como la vida. Hay en este texto reflexiones y frases que se quedan dando vueltas en las entendederas.

    Me ha encantado, Ghost. Mi sombrero.

    ResponderEliminar
  12. Muy tierno, me ha gustado. Un abrazo fuerte y suerte en la reunión de micros.

    ResponderEliminar
  13. Hola

    Quería invitarte a que pases por mi blog y leas la narración homenaje a todos los compañeros de anónima: http://azullavable.blogspot.com/2010/10/ejercitando-la-derrota.html
    Saludos
    Julio

    ResponderEliminar
  14. Anita, Miguel, Kum y MAite, gracias por la visita y por vuestras reflexiones.
    Julio pasaré por allí a ver.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST