Ir al contenido principal

EL VOUYEUR


Fue por casualidad. No fue algo buscado, ni siquiera sabía quién estaba allí. Pero un día al bajar la persiana la vio. Hacía calor, y ella tenía totalmente abierta la ventana, sin cortinas. Estaba sobre la cama. Era voluptuosa. No tenía el peso perfecto, pero le sentaban estupendamente esos kilos de más distribuidos estratégicamente por su femeneidad. Llevaba una camiseta de tirantes que se aferraba a su generoso pecho, que se adivinaba firme y jugoso. Estar en un piso superior le confería una panorámica única. Ella, ajena a todo, se contoneaba, mimosa y felina, haciendo que el escueto pantalón mostrase aún más de sus torneados muslos. Se movía como si se supiese observada, como si buscara las miradas y provocar el deseo. Él quedó hipnotizado y día tras día vigilaba desde su ventana. Ocasionalmente observaba también una figura masculina, de musculatura bien definida y aparentemente más joven que ella. Se dedicaba a juguetear con los dedos en la piel desnuda de ella, y se adentraba furtivamente bajo su escueta vestimenta. Hasta ahí llegaba la vista, la imaginación es más libre. Uno de esos días el efebo le observó allí en su atalaya. Seguramente el tiempo y la curiosidad le habían hecho más descuidado. Le gritó desde el otro lado de la calle:
- ¡Eh tú, imbécil! ¿qué miras?. Pajillero de mierda.. ¡baja a la calle si tienes cojones!
El se limitó a contestar “Bajo ahora mismo”.
- ¿Qué mirabas cabron? ¿te lo pasas bien mirando?
- Sólo observo.
- ¡Encima chulo el hijo puta!
- Es la verdad
- ¡Me cago en…!
Y lo siguiente fue un directo con ganas al rostro del espía.
La cara del efebo estaba roja de ira, las aletas de la nariz subiendo y bajando como un toro bravo resoplando.
En un intervalo de un par de segundos, sus ojos se fueron abriendo como platos, perdió completamente el rubor de su rostro e incluso el color natural, y su boca se abrió en una mueca de estupor y pánico.
De la comisura de su adversario brotaba un fino hilo de un fluido verde, y la piel alrededor era negra, brillante y viscosa. Cuando logró reaccionar salió corriendo sin vocalizar sonido alguno. Él se limitó a subir a casa.

CYBRGHOST

La imagen es Ventana 44 y pertenece a la Serie "Tras el Cristal" de La Mirada del Coyote

Safe Creative #1102048416900

Comentarios

  1. Vaya, parece que esos seres "estupendos" eran de la serie "V"...lo digo por el regero color verde...
    Buen texto Cyb. Me gustó!

    ResponderEliminar
  2. Si es que no todo es, siempre, lo que parece... ¿o sí?...
    Fantástico relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Vaya, que final! Muy bueno. No sé si ha sido un pequeño error, pero donde pone "y de adentraba furtivamente bajo su escueta vestimenta" ¿no sería "y se adentraba"?
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todos por comentar y encima con opiniones favorables.
    ADIVÍN: No me gusta ni cerrar las historias ni los finales esperados :-)
    SU Bienvenida y gracias por leerme con tanta atención, ya corregí el error de transcripción :-)
    SACRA: Bienvenida
    ANÓNIMA, no pensaba en V cuando lo escribía, era una fantasía-paranoia aún mayor:-)

    ResponderEliminar
  5. Cybrghost tengo que confesarte una cosa....
    yo sí soy de Alicante....
    (como un anuncio de una marca de coches, de cuyo nombre no puedo acordarme...jeje)

    ResponderEliminar
  6. Capi: No sé lo digas a nadie, peor realmente yo no existo, soy producto de vuestra imaginación y de resquicios de conexione sen la red. :-)

    ResponderEliminar
  7. Sugerente en su inicio y sorpresa al final. No está nada mal la mezcla :-D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST