Ir al contenido principal

LA ENTREGA



-¿Lo tienes?-
-Si, lo tengo- Y le tendió un sobre. Él lo cogió y comprobó el contenido.
-Lo tuyo- dijo tendiéndole otro similar, haciendo a su vez la pertinente comprobación.
-No entiendo porque tenemos que hacerlo así, con tanto secretismo-
- Nadie debe vernos-
-Pues yo tampoco veo tan raro coleccionar cromos a tu edad ¿no?-

Cybrghost

Safe Creative #1102048416900

Comentarios

  1. Recuerdos de infancia.¿Por qué nos averguenzan?Ojalá nos durase la mirada de niños.
    Enternecedor.
    Saludos desde el aire.

    ResponderEliminar
  2. Jaja
    yo colecciono varias cosas y ya tengo una edad... :P
    muy bueno!!!

    un saludo

    ResponderEliminar
  3. A veces nos avergonzamos de lo que nos gusta, porque es raro o porque no lo consideramos de acuerdo a nuestra edad, por ejemplo.

    Gran micro que despeja esta contradicción.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Bueno, podría haber sido eso o cualquier cosa, el caso es que supongo que casi siempre se imaginará a un político chanchullero ¿por qué será?
    Un abrazo divertido

    ResponderEliminar
  5. jeje esta conversación me recuerda a los padres que llevan a los niños los domingos a la plaza a cambiar cromos, ellos interesadísimos y los niños a su bola
    Saludillos

    ResponderEliminar
  6. Depende, supongo del tipo de cromo, si se parecen a las estampitas aquellas que se hicieron famosas en más de un timo, va a ser una buena idea lo de la clandestinidad...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Je, je. A mi me encantaba coleccionarlos.
    Un abrazo, Cyb

    ResponderEliminar
  8. Jejejeje, muy divertido, pones en situación al lector pensando que se trata de algún tipo de tráfico, negro, para al final dar un toque humorístico al asunto. Me he reído con la ocurrencia, y es cierto que hay mucha gente que se avergüenza de hacer cosas que le proporcionan satisfacción solo porque alguien ha decidido que no son propias de la edad. Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Jajaja, cada quien sus pasiones ocultas. Microsaludos.

    ResponderEliminar
  10. Aupa Cybrghost!!
    Un poco mayor para los cromos no? jaja, aunque depende de que sean....
    Abrazos!!!!

    ResponderEliminar
  11. ROSA: Ojala y gracias.Saludos.

    MARIA LUISA: Yo colecciono dragones y folletos de exposiciones de arte. Gracias.Saludos.

    PATRICIA:Si vives en un sitio pequeño más. El que dirán o la gente que debes seguir viendo aunque no quieras pesan mucho. Gracias por tu opinión del micro. Abrazos

    ANITA: Yo pensaba más bien en un intercambio mafioso. Política/ Políticos aquí no por favor. Me alegro que te divirtiera. Abrazos.

    PUCK: Es una estampa típica del parque de la Alamedilla de Salamanca, y parte de la inspiración del texto.Saludos.

    PALOMA: No lo había pensado :-)

    MAITE: Me alegro de tu risa. Abrazos

    TORCUATO: Yo casi nunca coleccionaba nada. Hice una preciosa de fotos de patrimonio de Zamora y no la conservé. Es la única que recurdo haber terminado. Abrazos.

    YUN: Todos tenemos alguna. Saludos.

    SUCEDE: Incapaz de pensar en blanco jaja. Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. jajjajaa Micro tierno y con humor, a pesar de la edad, jeje

    Un saludo indio

    ResponderEliminar
  13. Pues nada, ya me voy a comer con una sonrisa tonta en la boca. Muy gracioso tu micro.

    ResponderEliminar
  14. je, je, ya imaginaba algo así..
    Tengo un amigo que se lleva a su hijo a cambiar cromos a plaza, pero creo que a quién le gustan es a él..

    ResponderEliminar
  15. NO COMMENTS: La ternura, aunque se nos olvide muchas veces, no es patrimonio de la infancia, en mi opinión.

    PABLO GARCINUÑO: Pues las deficiencias técnicas se ven compensadas con esa sonrisa que te he arrancado. Me alegro.

    SQA: Suele pasar :-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST