Ir al contenido principal

BLANCANIEVES XXI



Blanca Snow era una niña de familia adinerada. Cuando contaba apenas 5 años, sus padres se divorciaron. Ella quedó, por orden judicial, con su madre. Nunca tuvo mayor interés en tenerla, pues la culpaba del divorcio, pero insistió ante el juez, sólo por fastidiar al padre.  El padre se quedó sin custodia y con un régimen leonino de visitas. No pudiendo soportar la situación, se suicidó tres años más tarde. Se arrojó por un acantilado con su deportivo. Desde ese instante Blanca apenas recibió muestras de cariño; alguna de sus múltiples tatas y alguna maestra. Mientras, su madre llevaba una activa (y aunque no sea elegante decirlo, promiscua) vida social.

Cuando la niña cumplió 14 años, se desarrolló rápidamente. Se convirtió en una adolescente conflictiva con un cuerpo de infarto. Este cambio provocó celos y aún más desprecio en su madre. No soportaba cómo sus conquistas miraban de reojo a “la niña” cuando bajaba a beber leche a morro de la botella, en braga y camiseta. Y aún soportaba menos mirarse al espejo y ver cómo el tiempo la alejaba cada vez más del cuerpo perfecto que sus genes habían dado a la hija.

El día de su decimosexto cumpleaños, por aquello de las apariencias, se celebró una gran fiesta. Culminó en una terrible bronca con dos bandos: uno contra Blanca y otro contra la madre. Al día siguiente Blanca guardó su ropa preferida en una mochila y se fue de casa. Gasto su efectivo en comer y dormir los primeros días, pero pronto se acabó.  Una semana después, mojada, hambrienta y aterida, se refugió en una casa abandonada llena de graffitis y gatos, y se tumbó en un colchón relativamente limpio en una de las habitaciones. Blanca se llevó un susto tremendo cuando, al despertarse, se encontró a unos tipos mirándola con curiosidad mientras otro par de ellos revolvían en su mochila. De hecho, despertó cuando uno dijo: “¡Joder, si va cargada de colorao! Se incoporó de golpe, navaja automática en mano, pero los tipos no querían problemas. Así que se quedó con  ellos. Tenían sus movidas, no todas muy legales, colocaron su oro y cada cual hacía su vida. Y ella se los hacía de vez en cuando.

Un día, uno de sus amigos le presentó al Príncipe, un productor musical de poca monta, porque la había oído cantar y quedó flipado. El Príncipe la conquistó con su traje elegante y su limusina. Allí en el coche sellaron su contrato musical con un primer polvo. Tenía éxito y la coca corría a raudales. Las visitas de sus compañeros eran una alegría importante, pero empezaron a caer uno por uno: sobredosis, ajuste de cuantas, atropello, suicidio… Su mánager insistía en que no le convenían. Un día tuvo un momento de lucidez, cuando el Príncipe se le acercó furioso a levantarle la mano. No era la primera vez, pero ésta acabó con un tacón incrustado en su globo ocular y rematado a golpes.

Ahora Blanca Snow lleva una vida tranquila y ejemplar, tras los muros de la penitenciaría. Tiene para rato, le empaquetaron también lo de sus antiguos compañeros. Y aunque la comida es una bazofia, es lo más cerca que ha estado de ser feliz.

FIN.


Miguel Ángel Pegarz

cYBRGHOST
 

Comentarios

  1. Solucionado el problema de ubicación en el blog. Problemas de haber estado de borrador ocho meses.
    Este relato será completamente reescrito, el resultado no me convence.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí si me convence. De hecho me gusta y me ha enganchado, me dio pereza al verto tan largo pero el título has sido un buen gancho y después, el testo me ha ido atrapando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro tu lectura, que te convenza y aún más si cabe tu comentario. No obstante creo que es muy mejorable (seguramente alargándolo un poco) y será reescrito. Que ya así te guste es un acicate más para mejorarlo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST