Ir al contenido principal

DESENCUENTROS MORTALES



Lidia y Juan se prometieron amor eterno. No eran matrimonio, ni siquiera pareja, cada cual tenía la suya. Pero juraron ser amantes perpetuos. Siempre, siempre y por encima de todo, podrían citarse. Durante años no hubo problema alguno, e indistintamente se reclamaron para saciar sus deseos más instintivos. Ella sigue reclamándolo con frecuencia insaciable. Juan accede, fiel a su palabra, pero cada vez le cuesta más. Desde que ella murió le resulta extraño.



Miguelángel Pegarz
cYBRGHOST

 Este texto ha sido publicado por Nocturnario Revista de Creación Literaria.

Comentarios

  1. Muy buen final, Miguel Ángel, toca uno de esos temas que producen prurito.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Humberto. Un honor tu alabanza.
      Otro abrazo de vuelta.

      Eliminar
  2. Y así pasamos, en un puñado de líneas, del amor y la pasión al escalofrío más tétrico. Vaya recorrido, Miguel Ángel!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Pablo. Por pasar, por la alabanza y por comentar.

      Eliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

VERDAD POLIÉDRICA

En una localidad pequeña, pero conocida a nivel nacional por su inestabilidad política, con constantes cambios en la Alcaldía, la jubilación del Cronista Oficial, tras cuarenta años de servicio, es todo un acontecimiento. Se iba el único baluarte de estabilidad y el morbo por sonsacar era tan notorio que se ofreció una rueda de prensa ante el interés suscitado. El Cronista manifestó una gran satisfacción por dejar definitivamente zanjado su trabajo. Un periodista inquirió socarrón acerca del número de páginas suyas en el Archivo. Todos rieron cuando respondió que apenas media docena. Él también, muy aliviado sabiendo que en el próximo traspaso del bastón de mando no le tocaría reescribir una vez más la versión de aquel fatídico día.
Miguel Ángel Pegarz Cybrghost

ÁCIDO

Voy a bañarme en ácido Para quitar la suciedad que infiltra mi piel Y que el jabón no arranca.
Voy a beber ácido Para quitar esta suciedad que ya no está en mi piel, Que invade mis entrañas.
Voy a convertirme en ácido Si no consigo arrancar esta suciedad Que está pudriendo mi alma.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

DOPPELGÄNGER

Los dejamos entrar, parecían tan encantadores… tanto que ni siquiera nos planteamos porqué. Comieron en nuestra mesa, jugaron con nuestros hijos. Poco a poco fueron adquiriendo nuestras costumbres, incluso nuestras manías. A la par, nosotros cada día nos encontrábamos más demacrados. Esta mañana han decidido que debíamos marcharnos. Nadie ha parecido reconocernos al salir a la calle arrastrando las maletas. Y nadie parece extrañarnos en el vecindario. Y es que se parecen tanto a nosotros…
Miguel Ángel Pegarz Cybrghost