Ir al contenido principal

Pero el Burro Soy Yo (Quijotadas V)



Sepan vuesas mercedes, que respondo al nombre de Rucio. Acompaño en sus andanzas a un hidalgo venido a menos al que abandonó la razón. ¡No pues trata de gran dama a una porquera! Además acostumbra errar en busca de aventuras que lustren su nombre y honor. Grandes hazañas ¡vive Dios!, como emprenderla contra un molino. Y pertenezco al labriego que ha fiado su suerte a las promesas de grandeza de tal hombre, y en base a ellas le sigue al mismo Infierno. Pero descuiden vuesas mercedes, que el burro soy yo.

Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

Comentarios

  1. Muy bueno. La verdad es que Rucio aguantó lo suyo y nadie le había puesto voz hasta ahora.

    ResponderEliminar
  2. Para mi no pasa de normalucho. Peo agradezco enormemente tus palabras.
    Muchas gracias por leer y aún más por comentar.

    ResponderEliminar
  3. Miguel Ángel, justo en estos días me estoy releyendo El Quijote y leer tu entrada me ha parecido una extensión del mismo. ¿En que página se encuentra tu micro?

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo a qué te refieres con lo de la página. Los seis que hay excritos retender ser extensiones o perversiones del mismo. En la etiqueta "Quijotadas" puedes ver los anteriores. El último saldrá la última semana de mayo. No están publicados en ninguna parte. Eso os lo dejo a los escritore.
      Muchas gracias por leer y aún más por comentar.
      Salud.

      Eliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST