Ir al contenido principal

SILENCIO ABSOLUTO


Al fin la música sorda. Años intentándolo. Apartándose. Primero de la ciudad, ese infierno de onomatopeyas alfa compitiendo entre sí. Luego el pueblo, tiempo lento pero con sus propias melodías. Optó por convertirse en ermitaño. Se retiró al bosque. Evitó las óperas humanas, pero descubrió que la naturaleza es una insidiosa sonata de ruidos animales y viento entre hojas. Para cuando subió a la montaña, ya todos lo tenían por loco. No era del todo falso; esa búsqueda del silencio absoluto le estaba trastornando. No alcanzó su meta en la cumbre, ruido blanco natural.
Descartadas todas las opciones mínimamente razonables, se imponía la solución radical. Volvió a la civilización, se esforzó entre el ataque de sonidos por convertirse en el candidato ideal. Y se enroló en una expedición a la Antártida como personal de apoyo. Llegados a ese punto, vagar por el mar de hielo fue lo más fácil. Las inhumanas temperaturas eran lo de menos. Y aunque el viento perseveraba en su acoso, el plan era muy simple. En su cueva de agua sólida ya sólo le quedaba un pequeño paso: Dejó la mente en blanco.
De volver no se había preocupado.

Miguel Ángel Pegarz

cYBRGHOST

Comentarios

  1. Cada vez me gustan más tus finales. Eres todo un experto en culminar en las dos ultimas frases.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que entienden dicen que es una de las claves del microrrelato. Y casi no sé escribir otra cosa. Los finales no sé, con el resto me parece que cada día flojea más.
      Muchas gracias por leer y muchas más por comentar.
      Salud.

      Eliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

VERDAD POLIÉDRICA

En una localidad pequeña, pero conocida a nivel nacional por su inestabilidad política, con constantes cambios en la Alcaldía, la jubilación del Cronista Oficial, tras cuarenta años de servicio, es todo un acontecimiento. Se iba el único baluarte de estabilidad y el morbo por sonsacar era tan notorio que se ofreció una rueda de prensa ante el interés suscitado. El Cronista manifestó una gran satisfacción por dejar definitivamente zanjado su trabajo. Un periodista inquirió socarrón acerca del número de páginas suyas en el Archivo. Todos rieron cuando respondió que apenas media docena. Él también, muy aliviado sabiendo que en el próximo traspaso del bastón de mando no le tocaría reescribir una vez más la versión de aquel fatídico día.
Miguel Ángel Pegarz Cybrghost

ÁCIDO

Voy a bañarme en ácido Para quitar la suciedad que infiltra mi piel Y que el jabón no arranca.
Voy a beber ácido Para quitar esta suciedad que ya no está en mi piel, Que invade mis entrañas.
Voy a convertirme en ácido Si no consigo arrancar esta suciedad Que está pudriendo mi alma.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

DOPPELGÄNGER

Los dejamos entrar, parecían tan encantadores… tanto que ni siquiera nos planteamos porqué. Comieron en nuestra mesa, jugaron con nuestros hijos. Poco a poco fueron adquiriendo nuestras costumbres, incluso nuestras manías. A la par, nosotros cada día nos encontrábamos más demacrados. Esta mañana han decidido que debíamos marcharnos. Nadie ha parecido reconocernos al salir a la calle arrastrando las maletas. Y nadie parece extrañarnos en el vecindario. Y es que se parecen tanto a nosotros…
Miguel Ángel Pegarz Cybrghost