Ir al contenido principal

AMIGOS DEL TRABAJO

Vaya por delante que esto no es un reproche ni va por nadie ni contra nadie. Porque igual alguien se da por aludido y no quiero despertar susceptibilidades. Es simplemente la constatación de un hecho por parte de quien ya ha pasado por unas cuantas empresas y con una durabilidad respetable en varias de ellas.

Las amistades del trabajo son algo voluble y pasajero. En el trabajo, como lugar en el que pasas un buen número de horas de tu día y de tu vida, se desarrollan una serie de afectos. Es mi intención descartar los negativos, aunque a veces resulte inevitable y en ese caso procuro mitigarlos lo más posible. Porque como alguien, un amigo del trabajo, me dijo una vez, no merece la pena estar a mal con nadie, porque no sirve de nada. Más habitual, si todo marcha bien, es desarrollar sentimientos positivos hacia alguna de la gente que te rodea. A medida que pasa más tiempo vas enterándote de intimidades de la persona y confiándole tú también las tuyas, en mayor o menor medida. Es característico también que a esas personas no sueles verlas fuera del trabajo; nunca hay manera, siempre demasiadas ocupaciones. Y un buen día acabas en ese trabajo.

Al principio de irte del trabajo todo es muy bonito. Te desean (o deseas) lo mejor, llegan mensajes, a veces hasta hay llamadas. Raramente incluso te tomas algo con quien nunca podía quedar cuando trabajabais juntos. Sueles visitar tu antiguo trabajo y todo es color rosa. Pero poco a poco cada vez hay menos contacto, las felicitaciones, luego ni se contestan o ni llegan. Y un buen día pasas por tu antiguo trabajo y te sientes imbécil. Ya no conoces a la mitad y te sientes un bicho raro con los que aún quedan. Yo soy un nostálgico y aún así me quedarán un par de visitas antes de darme cuenta de que no tiene sentido volver. Y así se va diluyendo en el vacío gente que creías importante en tu vida. Pero apenas nos damos cuenta, porque ese espejismo se repite en el siguiente trabajo. Y en el fondo es hasta necesario, porque en la medida que desarrollemos esos afectos nos encontraremos más agusto. Y acabas saludando a gente que un día fue importante al cruzarte por la calle por inercia, como quien habla del tiempo con el vecino en el ascensor.

Los amigos del trabajo son como la marea, vienen y van, siempre es lo mismo aunque nunca es igual.

Por supuesto, hay excepciones.

CYBRGHOST

Comentarios

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST