Ir al contenido principal

ESTE DÍA ES UNA MIERDA



Soy como el grafito, que lo tenía todo para ser diamante pero le falto organización, o constancia, o fuerza, o simplemente creer en él.
Soy un tipo de apariencia extraña, un yuppie en potencia encerrado en el cuerpo de un grunge en potencia al que sus dos mil nueve inseguridades hacen sentirse incómodo entre unos y entre otros.
Soy un tipo de aspecto duro y seguro, que en realidad oculta a un niño cobarde y atemorizado con ramalazos de déspota autoritario.
Soy un tipo con mil sueños que nuca cumplo, y que nunca llego a saber si es por falta de talento, de voluntad o de pelotas.
Soy un tipo que sólo sabe hacer una cosa (trabajo) y que tiene la impresión de que cada día que pasa lo hace peor.
Soy un tipo que tiró por la ventana hace tiempo un futuro prometedor, y que se siente viejo para cambiarlo.
Soy un tipo con cada vez menos amigos, más distantes y con menos cosas en común. Y un tipo convencido de que le espera la soledad con los brazos abiertos.
Soy un tipo al que hace tiempo colgaron la etiqueta de “bicho raro” y que una de cada cien veces lleva bien y a gala serlo y otras 99 le duele oír cómo se lo dicen.
Soy un tipo aparentemente inteligente a quien resulta fácil dársela con queso.
Soy un tipo que no sabe mantener la boca cerrada, excepto cuando debe abrirla.
Soy un tipo que cree en otra manera de hacer las cosas, y se lleva hostias a diario porque las cosas son como la mayoría hacen que sea.
Soy un tipo que un día fue luchador y ahora está cansado de tantas guerras y sin ganas de batallar con nada.
Soy un tipo que está arriba o abajo y cada bajada duele más y cada subida cuesta más.
Soy un tipo que habla sólo, porque se siente solo.
Soy un tipo que se siente fuera de lugar en todas partes y que ha acabado por no ir a ninguna.
Soy un tipo que se seguiría sintiendo vivo si los de su edad no le repitieran hasta la saciedad que ya tiene una edad (¡y eso que es poca!) y los de menos le consieraran un viejo.
Soy un tipo al que consideran maduro y se siente un adolescente.
Soy un tipo que no aprendió muchas cosas cuando debía y ahora siente que es tarde.
Soy un tipo que se embarca en sueños locos y se frustra fácilmente.
Soy un tipo que escribe esto y no sabe muy bien si es un auxilio, una ayuda u otra de las suyas.
Soy un tipo mediocre que sueña con destacar en algo.
Soy un tipo que se esconde tras un pseudónimo porque no se lleva bien con quién sale en el espejo.
Y ya sé que no os ha gustado, qué es un peñazo, que no tiene calidad, que no debería publicarlo, y que lo leerán cuatro y tres desconocidos, pero lo pongo igualmente, incluso cuando, probablemente, no me sienta así cuando lo cuelgue.
(Al contrario que normalmente, se agradece que NO hagáis comentarios).
CYBRGHOST

Safe Creative #1102048416900

Comentarios

  1. Lo siento, pero no puedo evitarlo. Mira tio, eres un poeta, te pongas como te pongas. Y se te echa de menos. Así que vuelve (en todos lo sentidos). Y si estás cansado de batallar, es momento entonces, de luchar.

    Salud!

    ResponderEliminar
  2. Oye, de verdad que no puedo hacer comentarios? de verdad de verdad? y si son buenos? podría decirte que me ha gustado muchísimo esta entrada, sobre todo por su calidad literaria y terapéutica, que creo que es la principal función de los blogs personales hoy día.
    Yo no te veo viejo, ni te veo que ya tengas una edad ni nada de eso, y creo que puedes conseguir muchísimos sueños, de hecho, aunque no te des cuenta vas avanzando en ellos.
    Lo que sí que me gustaría es compartirlos contigo, aunque sea en la distancia y de guindas a brevas, tú en Boston y yo en California.
    :-*

    ResponderEliminar
  3. Dani: Sólo sale esto una de cada 100 veces y habitualmente influenciado por emociones fuertes (y en este caso no precisamente positivas). y no me he ido a ninguna parte, lo que pasa que a muchas de tus entrada no se que decir, pero no me pierdo una.
    Ali: No creo que tenga tanta calidad ni literaria ni terapeuta.
    A ambos: Creo que al menos esta vez sí quedo una entrada con fuerza.
    Y ya veo que no hacéis ni puto caso :-)

    ResponderEliminar
  4. no seas bobo... no quiero soltarte un topico pero, sabes que siempre hay tiempo si hay voluntad por cambiar.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Qué familiar me resulta cada una de las palabras. Jamás nadie habría conseguido describirlo mejor (como ves, ya no eres un bicho raro ;)
    Y lo de que no tengas calidad como terapeuta... eso tendría que valorarlo yo, no? cuando quieras hacemos un cambio de roles!
    Pd.: gracias por enlazarme en la blogosfera! quizá sea el primer paso para superar el miedo a los perros, jejeje

    ResponderEliminar
  6. Siento comentarte cuando no quieres, pero yo resumo tus pensamientos en esta frase forjada en muchos años de amistad:

    Eres MI clase de tipo.

    ResponderEliminar
  7. FENRIS: Simplemente gracías.
    ALIS y FENRIS: Gracias también por haceros seguidores del blog.
    A todos en general mi estado actual no es este, aunque no sea mi mejor momento.
    Y creo que voy a poner que no hagáis comentarios, este post es el más comentado.

    ResponderEliminar
  8. ¿Y a mi no me contestas?
    snif snif :(

    ResponderEliminar
  9. NIKAPERUCITA: No siempre hay tiempo, a veces hay que cambiar de objetivos y resignarse a que hay cosas que nunca lograras. Pero eso da para discutir mucho :-), por eso no entré en polémicas.

    ResponderEliminar
  10. Ais, eres el tipo ese del que estoy enamorada... Te quiero, puf, cuanta fuerza cariño... ese es mi chico. Ya volamos juntos, pero si quieres podemos ir más alto... muaks!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST