Ir al contenido principal

LOS ANTIGUOS



Imperaba en el lugar una tiranía por encima del poder establecido. Aunque existía un bien establecido sistema de mando, había un grupo de poder que dominaba por encima de toda consideración. Respetaban al Mando Supremo, aunque nunca estuvo claro si por su poder nominal, o porque aparte del cetro de mando tenía un lugar preferente entre Los Antiguos. El Monacato tenía por función cuidar de los Ancianos. Con lo expuesto hasta ahora alguien podría pensar que los Ancianos gozarían de gran respeto y poder, pero nada más lejos de la realidad. Los Ancianos eran meros peones con los cuales se cumplía la labor encomendada para recibir los diezmos del Virreinato, pero para pocos de los Antiguos eran una prioridad. Los Antiguos eran los miembros que más tiempo llevaban desarrollando su labor en el Monacato. El movimiento era bastante fluido, por la estructura general de los Monacatos, y su línea de poder oficial, pero raramente alguno de los Antiguos se movía de su puesto. Distaban mucho de ser un grupo unido y homogéneo. Lejos de ello el Monacato constituía una auténtica corte, llena de intrigas y enfrentamientos, abiertos u ocultos. Muchas veces los nuevos acólitos, de diversos puestos en la estructura oficial, trataban de cambiar el sistema. Entonces es cuando topaban con Los Antiguos. La Línea Ancestral de trabajo no debía cambiar, especialmente si trataba de convertir en el elemento principal a los Ancianos. Por nada del mundo debía alterarse el status quo. Lo contrario supondría dificultades para la clase acomodada. Por ello cuando alguien insistía en los cambios Los Antiguos a una se encargaban de persuadirle o anularle. Realmente esto era lo único que les unía, completamente divididos en mil grupos por rencillas personales que ya casi ni recordaban. Alguno quedaba aún, que pese a tener un puesto por derecho propio entre Los Antiguos, continuaba fiel al poder oficial. El Mando Supremo se mantenía ocupado en mantener su status ante el virreinato, y su único interés es que la apariencia fuese modélica y los problemas no traspasaran los muros del Monacato. Tras eones bajo las reglas no escritas, cada vez eran menos los acólitos que no se limitaban a agachar la cabeza y seguir la corriente. Y así transcurría la vida, imperturbable para los ojos ajenos, en el Monacato.
CYBRGHOST

Safe Creative #1102048416900

Comentarios

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST