Ir al contenido principal

IDENTIDADES


Alguien cuya forma de escribir me encanta y por momentos admiro, ha escrito en su último post (Dissolved Girl) al respecto de buscar un alias, mencionándolo como una salida fácil y un acto de cobardía. Reflexionado sobre ello me puse a hacer recuento del montón de peculiaridades que me identifican.
Yo soy CYBRGHOST, es una identidad que elegí, un nombre que yo me puse, un nombre que refleja el Caos que soy, la red en que buceo, la mirada que tengo cuando me dejo llevar… Es un seguidor de la Filosofía del Coyote. Es mi yo sin las ataduras de la rutina diaria y a la vez el reflejo de cómo me enfrento a ella. Yo me bauticé así y yo me identifico en él.
También me identifico con el símbolo de riesgo biológico (o Biohazard si lo preferís así), que llevo tatuado sobre mi deltoides izquierdo y desde hace poco colgado siempre de mi cuello; precisamente después de sustituir a un símbolo de significado indeterminado pero que llevaba años colgado ahí. Es un símbolo que refleja de nuevo mi Caos, y enlaza con el único trabajo que sé hacer bien y que pese a lo desagradecido que es en muchas ocasiones, me encanta, la Enfermería.
Mi coche es fácilmente identificable, porque mi pequeño Saxo tiene diferentes los tapacubos delanteros y traseros, y porque la bandeja de atrás está cubierta por dados de peluche de distinto número de caras.
Entre mis pocas supersticiones está la de tener un bolígrafo que sólo utilizo para escribir o firmar las cosas importantes.
Camino por la vida con mi cámara digital, ya algo antigua pero por la que tengo un apego especial, siempre colgada al hombro o dentro del bolso que cuelgue de él.
Desde hace años hay durmiendo en mi mesilla de noche un dragón pequeñito de escayola, que ya lleva cuatro mesillas que recuerde.
Y cuando escribo cartas tengo un sello de caucho de una Flor de Lys.
La verdad es que soy “muy de símbolos”, y podría pasarme así un buen rato.
Pero creo que no son un escudo, si parte de mis “rarezas” y en todo caso elementos de identidad en mayor o menor medida.
¿Y tú lector? ¿Tienes tu identidad paralela? ¿Tienes tu Marca Personal?
CYBRGHOST

Comentarios

  1. A día de hoy no tengo una marca personal, pero si la he tenido.
    No creo que el uso de un alias sea signo de cobardía a menos que se use por que se quiere ocultar (por cobardía, que tb se puede ocultar por otras causas) la identidad, así pues todo depende de la INTENCION.
    A veces los simbolos y más los que elegimos, nos definen más que nuestro nombre, así pues, lejos de la coraza que nombras, me pareces un libro abierto, eso si, para quien quiera leerlo, o sepa leerlo.
    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Yo estuve muchos años con un triskel colgando del cuello, porque me encantaba y me había acompañado en momentos claves de mi vida. Luego lo perdí, pero qué se le va a hacer.
    Yo sí creo que me identifico con mi nick Alice In Wonderland, porque realmente me encuentro en un mundo de maravillas y sensaciones. Hablo de mi mundo interior, claro, que a veces se me va un poco la pinza...
    Yo no creo que te ocultes, creo que el nombre no lo elige uno, pero el nick sí. A mí me encanta mi nombre pero mi nick también.
    Besines coyote.

    ResponderEliminar
  3. No sabía que habías perdido el triskel AIW. Pues varias veces vi colgantes de Triskel y pensé en ti, pero como ya tenía suno..
    Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Creo que usar un alias (o nick, como dicen los modernos) no es una seña de cobardía. Es, en cierto modo, un acto de autodefinición. Al fin y al cabo, nuestro nombre verdadero nos vino impuesto desde fuera y no tenemos que estar necesariamente a gusto con él.
    El ponernos un alias es la búsqueda de una etiqueta que reseñe la visión que tenemos de nosotros mismos. Algo que puede ser muy revelador, que puede ayudar a conocernos mejor a nosotros mismos.
    Solo creo que usar un alias es cobarde cuando lo utilizamos para hacer o decir algo de lo que nos avergonzaríamos en caso de utilizar nuestra verdadera identidad.

    Saludos... y sigue persiguiendo al joputa del correcaminos muchos años.

    ResponderEliminar
  5. Y yo que ando perdidiña, te tengo a ti. Que suerte tengo!! aunque haya dejado de creer en los símbolos años ha.... en mi CYBRGHOST sí que creo. Te quiero un mundo, te lo había dicho ya hoy??? muaks!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST