Ir al contenido principal

AUTOFOTOGRAFÍA


Mentiría si digo que me asusta mi crisis creativa, porque las sufro periódicamente. Me consuela que este verano parece ser generalizada, y que a mi faceta fotográfica le afecta en menor medida. Así las cosas, pocas ideas fluyen al bolígrafo (sí, soy un romántico) así que vamos a “exponernos” y voy a hablar de cómo empecé a hacer fotos.
Un buen día mi vieja cámara digital empezó a hacer tonterías. Era mala pero había hecho el servicio de las cámaras desechables sin arruinarme en carretes y revelados. Y con muy escaso presupuesto me puse a buscar sustituta. Actualmente poseo una humilde Olympus C-55. La compré siendo ya un poco antigua, pero fue un saldo que me permitió adquirir una cámara por encima de lo que esperaba. Quizá el esfuerzo para comprarla, o el tiempo juntos, pero le tengo un enorme aprecio (sí, soy un romántico, ya lo he dicho) y me cuesta plantearme el siguiente cambio. Y me puse a hacer fotos, muchas, de todo.
Un día, no sé muy bien porqué, acabé visitando el DA2 (centro de arte contemporáneo de mi Salamanca natal) y, sin saber muy bien cómo, algo allí me transformó. El caso es que yo no era nada aficionado al arte contemporáneo y ahora devoro exposiciones de forma casi compulsiva.
Pero produjo otra transformación. Desde ese momento comencé a llevar permanentemente mi cámara y a hacer, aparte de fotos que podamos considerar “normales” otras con afán “artístico-creativo”. No oso considerarme artista ni nada parecido, aunque a veces creo que aflora en alguna de mis instantáneas una pizca de talento creativo. Hay por ahí muchos desconocidos con un enorme talento aún sin ser prfesionales… y algunas fotos infames que han colgado en museos. Y desde entonces ahí andamos, desvariando fotográficamente y posteándolo. Algún día me gustaría que alguna colgara de alguna pared abierta al público, aunque se me antoje casi imposible. De momento ya me tiré al vacio y participo en un concurso (lo conseguisteis ya sabéis a quién os digo). Y bueno, creo que al menos es una participación digna.
Es una explicación un poco confusa, pero es que así de difuso y abstracto fue el proceso.
CYBRGHOST.

Comentarios

  1. pues esperaré a ver tus fotografías artísticas :D

    ResponderEliminar
  2. Javier:
    Dudo que lleguen a poder ser consideradas artísticas realmente, pero están colgadas en la otra mitad de este blog. Mira arriba y pincha si quieres verlas votarlas comentarlas, criticarlas....
    Y gracias que aunque no se te vea en la columna de seguidores veo que me sigues y participas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST