Ir al contenido principal

CAOS


Caos ordenando mi cabeza. Quiero y no puedo y puedo y no quiero. Cuidadosa planificación de sucesos incontrolables y descontrolados. Tiempo insuficiente y maldito que me empeño en perder en nada. Vacios llenos de tiempo que se antoja eterno. Paciencia infinita dirigida a extraños se torna creciente irascibilidad cerrando el círculo afectivo. Firmes convicciones guardadas en cajones dejan a la intemperie actos cotidianos provocando tormentas internas de contradicción. Ignorancia intencionada de hechos y disimulada de conocimientos, ignorando cual es más grave. Tolerancia por principios intoxicada con un principio de fascista intransigencia. Grandes ideas sujetas por cadenas de miedo. Enorme potencial empachado de vagancia. Hambre de grandeza condimentada con batacazos de realidad. Intenciones solidarias y actitudes ególatras mezcladas en una coctelera de incongruencias. Defensa del hercúleo sexo débil plagada de actitudes machistas. Playboy frustrado con ganas de cobrarse piezas a diario tan intensas como las de formar una familia. Romántico salido, maquina sexual impotente. Gran profesional del disimulo de errores de bulto. Analista diplomático de inoportuna verborrea paroxística. Virtudes y defectos a un 60 – 40 variable desde el punto de vista interno o externo.
Y esto no tiene significado ni orden ni concierto. No presenta música ni melodía, ni siquiera estructura. Carece de sentido y de intención y no es real ni es ficción. No sé porque salió esto y no otra cosa. Es sólo Caos puro transformado en rígido orden binario al pasar a esta pantalla.
CYBRGHOST

Safe Creative #1102048416900

Comentarios

  1. pues ojalá que puedas ordenar todos tus pensamientos pronto!

    ResponderEliminar
  2. Si es cierto lo tu caos, queda bien definido por esta magnifica frase tuya:
    "Grandes ideas sujetas por cadenas de miedo"
    me las imagino así, atadas por cadenas, como animales enjaulados queriendo respirar una libertad que temen, pero que ansían.
    Ese es un caos, puede haber otros...
    Un saludo.

    Anonima Mente.

    P.D. : gracias por unirte a mi blog, bienvenido!

    ResponderEliminar
  3. Bravo! Cyb. El cosmos es inalcanzable y el caos lo tenemos al alcance, pero ambos son los extremos de nuestra pendular existencia. No obstante, por debajo de ella va una corriente profunda que nunca se desvía, que marcha a donde queremos...Ella es lo que somos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST