Ir al contenido principal

CASA FRÍA


Su Mano se posó sobre el vetusto mueble del salón y lo recorrió despacio, cabizbajo. Miró de soslayo los dos juegos de café que cobijaba y dibujó en su rostro una mueca torcida. No era su primera casa. No iba a ser la última. En unos días la dejaría como hizo con varias antes. Era un ser social, no había más que soltarlo en la calle. disimulaba su notable timidez empleando con elocuencia su desparpajo cuando alguien le daba pie. Era un tipo afable y presto al favor, con lo cual apenas se había granjeado enemigos. En general resultaba un tipo simpático, con fama de bonachón, poco espabilado y algo pesado. De tanta vuelta, tanto destino y tanto viaje ya no tenía muy claro dónde estaba su sitio, si es que había pasado por él. Dentro de sus modestas posibilidades había cuidado los pequeños detalles de la espartana decoración de su hogar. tenía alma de bereber y nunca faltaba algo que ofrecer a las visitas. Tragó saliva y un sabor amargo le recorrió la garganta. Trato de recordar al último visitante, pero no se puede establecer un recuerdo sin un hecho. No obstante de las buenas intenciones, las invitaciones y los compromisos adquiridos al final se repetía la historia. El aire se le antojo plomizo como el de un mausoleo. No pasaba de ser el tipo de gustos extravagantes a quien nadie tomaba en serio. En su día fue un tipo prometedor que marcaba tendencia. Pero el tiempo en que siempre había alguien que le debía un favor formaba parte de un pasado que se le antojaba más lejano de lo que en realidad era. Hizo una única mala elección, pero suficiente para dejarlo fuera de juego. Cogió un compacto y lo introdujo en el equipo de música. Mientras se servía una copa, el estribillo repicaba machaconamente... "The Show Must Go On,The Show Must Go On....".

CYBRGHOST

Safe Creative #1102048416900

Comentarios

  1. Muy bonito.. sólo queda la duda.. la mala elección?? mmm...

    ResponderEliminar
  2. POr un momento no supe si el protagonista dejaba una casa o una mujer...quizá sea parecido...

    Anonima Mente

    ResponderEliminar
  3. JAVIER: Me alegro, y gracias.

    CARMEN (y alguno que no comenta): No está basado en hechos reales, sólo inspirado en algunas cosas.

    ANONIMA MENTE: Me gusta que la historia deje flecos, ya que no soy capaz de sacar una historia completa que cada cual imagine la suya.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST