Ir al contenido principal

EL GRAN DÍA


Había soñado con aquel momento casi desde niño. Su padre le había dicho que aquello era una utopía.
- “¿Y qué es eso?” – había preguntado asombrado por tan grandilocuente palabra
- “Es algo muy bonito pero que nunca va a pasar” – respondió su padre.
Ernest era el hijo del jardinero. Alice la sobrina de la Señora Bufford.
Desde niña Alice se había caracterizado por ser la única Bufford que se burlaba y enfrentaba a las convenciones sociales de su posición. Los padres de Alice fallecieron en un accidente, y la pequeña se había criado con su tía desde sus primeros pasos. A ella al principio le divertía la rebeldía de la chiquilla, pero con los años y su posición se convirtió en un auténtico engorro.
Ernest era un chico inconformista, que no acertaba comprender porque su padre vivía en una pequeña cabaña junto al puente, trabajando todo el día, y la Señora Bufford disponía de aquella mansión si nunca la vio hacer nada. Cuando preguntaba a su padre se limitaba a responderle que las cosas eran así y que ya lo entendería.
Ernest no era realmente hijo del jardinero. Lo había recogido de una caja de madera sacándolo de la corriente del río. La única vez que el buen hombre se había atrevido a dirigirse a una mujer sin titubear fue cuando dijo a la Señora Bufford que él se haría cargo del bebé. El carácter del chico poco tenía que ver con el de su padre, y había resultado siempre un chico descarado e inconformista.
Alice no entendía tanta norma social; Ernest no entendía porque no podía tratar como par a determinada gente. Y ambos se entendieron muy bien. Demasiado bien, o al menos eso opinaba la Señora Bufford.
Un buen día la Señora comunicó a Ernest y a su padre que había conseguido que los Franciscanos becasen al prometedor chico en su internado. Ernest no entendía porqué había de irse a estudiar tan lejos, pero su padre si entendía que no era una opción.
Hacía casi doce años de todo esto.
Hoy un chico fuerte y espigado cruzó el puente luciendo un caro traje con porte elegante y se dirigió resuelto a la cabaña junto a éste. Los ojos del viejo jardinero se llenaron de lágrimas emocionadas y sólo acertó a decir:
- “¡Dios mío! ¿Qué haces tú aquí?” – paralizado por la emoción.
- “Vengo a cumplir una utopía, padre”.

CYBRGHOST

(FOTOGRAFÍA: Puente Bucólico – Serie Parajes)

Safe Creative #1102048416900

Comentarios

  1. Dejas puertas abiertas a la interpretación, que poco a poco, y al llegar al final se cierran, con la última frase. Aunque la duda de qué utopía va a realizar queda flotando...supongo que tiene que ver con la chica no?.Muy buena historia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST