Ir al contenido principal

DELIRIUM MORTEM



No pudo evitar sobresaltarse al ver aquella sombra blanca acercándose por el pasillo. Se serenó ligeramente cuando distinguió al Dr. González. Empezaba a tomar forma en su cabeza la duda de cómo había pasado sin avisar o porqué iba a oscuras, pero se desvaneció cuando tuvo un deja vu al ver al doctor jugueteando en las manos de forma familiar. Se disponía a decir algo cuando una voz dulce e indudablemente femenina surgió de la garganta del facultativo, “Creo que mi guardia ha terminado”, mientras abandonaba la planta. Paralizada, tardó unos segundos en reaccionar, como despertando de un sueño. Giró la cabeza hacia la bata que se alejaba y hacia el pasillo. Miró el reloj en su muñeca, 5:49 AM. A punto de expresar en voz alta que el sueño la estaba trastornando, intuyó algo en el pasillo. Comenzaba a estar realmente nerviosa. Encendió una luz y el nerviosismo fue tornando en pavor. Un rastro de huellas marcadas en sangre recorría todo el pasillo, entrando y saliendo metódicamente en cada habitación. Se giró sobre si misma pero la bata ya se había perdido en la oscuridad. Reaccionó de pronto, entrando en una carrera demencial de una habitación a otra.
La encontrarían un par de horas después, en un rincón, reposando sobre sus propios excrementos en postura fetal. Ese día hubo una edición especial de todos los diarios nacionales:
“Amanecen degollados la totalidad de pacientes ingresados en la 6ª planta del Hospital General. Todos presentaban seccionado minuciosamente el cuello, en un espectáculo dantesco. La única superviviente, la enfermera del turno de noche, se encuentra ingresada en el servicio de Psiquiatría en estado catatónico. La policía trata de esclarecer los hechos mientras espera que sea posible la recuperación de la joven para arrojar algo de luz a la investigación”.

CYBRGHOST
Safe Creative #1102048416900

Comentarios

  1. ¡Espeluznante CYBRGHOST! Los pelos de punta... uff

    Un saludo indio

    ResponderEliminar
  2. ¡Excelente!
    (Así vale la pena hacerse esperar, veré si aplico la misma técnica jajá)

    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  3. Que situaciones tan duras tocan vivir a veces... Impactante.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Joder Cybr!
    Te has salido con este micro tan... brutal!
    Un abrazo y una reverencia

    ResponderEliminar
  5. Una trama que mantiene al lector en vilo. Bien Cyb. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias a todos por leer y me alegro que os gustase.

    ResponderEliminar
  7. duro es estar entre sueños y realidad.
    aplaudo el camino que ha tomado el final.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Merce: Agradezco tu aplauso y el volver a verte por estos lares.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST