Ir al contenido principal

ENCUENTRO PARADÓJICO


Hacía rato que la noche se había deslizado sigilosa sobre las calles. Aquel barrio no era un buen lugar en aquellas horas, y él lo sabía. Aún así, se encontraba en una de sus callejuelas. Es de sentido común que si estás en el lugar equivocado es mejor pasar desapercibido. Pero él llamaba profundamente la atención con su gabardina de diseño, sus zapatos italianos, su reluciente cronógrafo sobresaliendo de la manga. Y para rematar su i-pod de la mano.
Usando tan poco la cabeza no tardó en aparecer frente a él un tipo que contrastaba notablemente. Sudadera, capucha, cadenas baratas colgando del cuello. También llevaba algo en la mano: una navaja automática. Se paró tapando casi toda la anchura de la acera, y nuestro elegante amigo levantó la vista cuando no pudo seguir caminando.
- ¡Hola hermano!, ¡que agradable sorpresa!; no esperaba que nadie me alegrara la noche -.
- No voy a darte nada –
- Escucha imbécil, ¿crees que estoy de broma?. Afloja o te rajo –
- No voy a darte nada –
El encapuchado colocó la punta de la navaja en la boca del estómago.
- ¿No me explico bien? –
- Te explicas con un claridad sorprendente para lo estúpido que pareces –
- ¡Te la estás jugando, gilipollas! –
- Verás, no tengo nada que perder. Por no tener no tengo ya ni cojones para suicidarme –
- ¡Tú estás tarado! –
Contrariado, trató de retirarse, pero sintió que unos brazos ejercían presión, impidiéndoselo.
- ¿Pero qué haces, gilipollas? –
- ¿No me has llamado hermano? Pues dame un abrazo –
Aprovechando la confusión atrajo hacia sí al tipo, y la hoja penetró en su estómago como en mantequilla tibia. La sangre manó a borbotones. El encapuchado sacó la navaja y salió corriendo aterrorizado. Mientras él colocaba una mueca torcida y caía en el pavimento con la sangre manando a borbotones.

CYBRGHOST


La imagen se titula Vieja Granja y pertenece a la Serie Parajes.
Safe Creative #1102048416900

Comentarios

  1. Al final si tuvo cojones! Estaba donde quería estar, a la hora que quería estar y se encontró con la hermana muerte.
    Has creado bien la atmósfera, podía verlos a los dos en la noche fría.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, al final lo consiguió...
    El final no me lo esperaba, el abrazo pensaba que llevaba a otra dirección.
    Abrazos sin navajas en medio.

    ResponderEliminar
  3. CG, has logrado una ambientación excelente, una descripción de los personajes, de sus inquietudes, fabulosa, y ese cambio o intercambio de miedos entre los protagonistas, es sensacional. Resumen: me ha encantado, me ha parecido buenísimo y bien escrito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Guau! Impactante. Idea genial. Y no hay nada más que decir.
    Un fuerte abrazo, Cybr.
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  5. dos polos opuestos y un instante en común : la muerte
    así es nuestra vida-muerte buscada o encontrada al azar.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias a todos por leer el micro, y por opinar. Parece que conseguí sorprender, con un micro que estaba perdido en mi cuaderno sin pasar al ordenador.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST