Ir al contenido principal

HIJOS DE LA NOCHE




Cuando estaban a punto de cerrar, aprovechando que el propietario estaba ya cuadrando la caja, Howard se ocultó bajo la faldilla de la mesa de novedades. Escogió precisamente aquella librería porque era la única de todo Providence con una sección de “Libros Raros”. No tenía edad de hacer ese tipo de cosas, más propias de la adolescencia, pero tampoco el dinero para aquellos ejemplares que le obsesionaban. Así que se ocultó debajo de la mesa y aguardó paciente hasta estar seguro de encontrarse solo en el local.

Salió al cabo de su escondite y fue directo a por el objeto de su mayor deseo: un magnífico ejemplar encuadernado en piel negra, con letras doradas. Tan absorto estaba que no se percató de la presencia del librero hasta oír a su espalda amartillar un revolver.

Se giró aterrorizado para encarar a una criatura que sostenía en su enorme garra el cuello inerte del desdichado librero. Del amasijo de tentáculos que formaba su boca surgió una voz de ultratumba que simplemente profirió: “Continúe, padre”.


Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST


 Relato presentado, sin éxito, al I Concurso de Microrrelatos de RNE

Comentarios

  1. Uauuuu, bestial e inesperado final!
    Quizás fue otro ávido lector que hizo lo mismo que él y nunca pudo escapar del lugar.
    Besos isleños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te guste. El jurado se inclino por un mayor realismo, aunque seguro que también había relatos fantásticos mucho mejores que el mio, no critico su criterio, el relato estaba bien.
      Creo que el lector se fue con los libros y su criatura, es un guiño a H.P. Lovecraft y sus mitos de Cthulu.
      Gracias por leer y aún más por comentar.
      Salud.

      Eliminar
  2. Uno se sumerge en el relato como en un baño de agua templada con sales tras una jornada agotadora. Me gusta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro tus amables palabras.
      Muchas gracias por leer y aún más por comentar.

      Eliminar
  3. Buenas tardes Miguel Ángel. En esta entrada tuya que revuelve mis tripas y amilana mis sentidos con ese final tan estremecedor, quería agradecerte todo el apoyo que me has dispensado a lo largo de esta temporada, tus comentarios, tus apuestas literarias que me he leído de cabo a rabo aunque no siempre llegara a comentarlas a tiempo y tu feliz regreso a las letras después de aquel período que te tomaste como pequeño intervalo.

    Me acordaré de tí cuando esté sentada en la mesa de la Cadena Ser y si tengo oportunidad agradeceré públicamente el buen hacer de todos los que participáis en el concurso y pasáis por el blog, y sobre todo ...la ausencia de malos rollos y el respeto que demostráis a todos los finalistas semanales o mensuales.

    Un besazo desde mis palabras y las vuestras. :)
    Gracias por ser como eres Miguel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si te produce ese efecto es que algo hice bien.
      No hay nada que agradecer. Y yo huyo sistemáticamente de los malos rollos. No sabes cómo soy, pero gracias.
      Gracias por leer y aún más por comentar.
      Salud.

      Eliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

VERDAD POLIÉDRICA

En una localidad pequeña, pero conocida a nivel nacional por su inestabilidad política, con constantes cambios en la Alcaldía, la jubilación del Cronista Oficial, tras cuarenta años de servicio, es todo un acontecimiento. Se iba el único baluarte de estabilidad y el morbo por sonsacar era tan notorio que se ofreció una rueda de prensa ante el interés suscitado. El Cronista manifestó una gran satisfacción por dejar definitivamente zanjado su trabajo. Un periodista inquirió socarrón acerca del número de páginas suyas en el Archivo. Todos rieron cuando respondió que apenas media docena. Él también, muy aliviado sabiendo que en el próximo traspaso del bastón de mando no le tocaría reescribir una vez más la versión de aquel fatídico día.
Miguel Ángel Pegarz Cybrghost

ATRAGANTAMIENTO POÉTICO

El ínclito rapsoda, proclive desde sus más seminales composiciones a las églogas preñadas de rutilantes vocablos, falleció indefectiblemente aquejado de una súbita oclusión faríngea producto de un grandilocuente ataque de petulancia.
Miguel Ángel Pegarz cYBRGHOST

(Música:  (c.c.) Anjey Satori - Forest Surround)

ÁCIDO

Voy a bañarme en ácido Para quitar la suciedad que infiltra mi piel Y que el jabón no arranca.
Voy a beber ácido Para quitar esta suciedad que ya no está en mi piel, Que invade mis entrañas.
Voy a convertirme en ácido Si no consigo arrancar esta suciedad Que está pudriendo mi alma.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST