Ir al contenido principal

HIJOS DE LA NOCHE




Cuando estaban a punto de cerrar, aprovechando que el propietario estaba ya cuadrando la caja, Howard se ocultó bajo la faldilla de la mesa de novedades. Escogió precisamente aquella librería porque era la única de todo Providence con una sección de “Libros Raros”. No tenía edad de hacer ese tipo de cosas, más propias de la adolescencia, pero tampoco el dinero para aquellos ejemplares que le obsesionaban. Así que se ocultó debajo de la mesa y aguardó paciente hasta estar seguro de encontrarse solo en el local.

Salió al cabo de su escondite y fue directo a por el objeto de su mayor deseo: un magnífico ejemplar encuadernado en piel negra, con letras doradas. Tan absorto estaba que no se percató de la presencia del librero hasta oír a su espalda amartillar un revolver.

Se giró aterrorizado para encarar a una criatura que sostenía en su enorme garra el cuello inerte del desdichado librero. Del amasijo de tentáculos que formaba su boca surgió una voz de ultratumba que simplemente profirió: “Continúe, padre”.


Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST


 Relato presentado, sin éxito, al I Concurso de Microrrelatos de RNE

Comentarios

  1. Uauuuu, bestial e inesperado final!
    Quizás fue otro ávido lector que hizo lo mismo que él y nunca pudo escapar del lugar.
    Besos isleños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te guste. El jurado se inclino por un mayor realismo, aunque seguro que también había relatos fantásticos mucho mejores que el mio, no critico su criterio, el relato estaba bien.
      Creo que el lector se fue con los libros y su criatura, es un guiño a H.P. Lovecraft y sus mitos de Cthulu.
      Gracias por leer y aún más por comentar.
      Salud.

      Eliminar
  2. Uno se sumerge en el relato como en un baño de agua templada con sales tras una jornada agotadora. Me gusta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro tus amables palabras.
      Muchas gracias por leer y aún más por comentar.

      Eliminar
  3. Buenas tardes Miguel Ángel. En esta entrada tuya que revuelve mis tripas y amilana mis sentidos con ese final tan estremecedor, quería agradecerte todo el apoyo que me has dispensado a lo largo de esta temporada, tus comentarios, tus apuestas literarias que me he leído de cabo a rabo aunque no siempre llegara a comentarlas a tiempo y tu feliz regreso a las letras después de aquel período que te tomaste como pequeño intervalo.

    Me acordaré de tí cuando esté sentada en la mesa de la Cadena Ser y si tengo oportunidad agradeceré públicamente el buen hacer de todos los que participáis en el concurso y pasáis por el blog, y sobre todo ...la ausencia de malos rollos y el respeto que demostráis a todos los finalistas semanales o mensuales.

    Un besazo desde mis palabras y las vuestras. :)
    Gracias por ser como eres Miguel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si te produce ese efecto es que algo hice bien.
      No hay nada que agradecer. Y yo huyo sistemáticamente de los malos rollos. No sabes cómo soy, pero gracias.
      Gracias por leer y aún más por comentar.
      Salud.

      Eliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST