Ir al contenido principal

EL SUEÑO DE UNA VIDA



Shelley estaba decidida. Sería aquella noche. No le fue difícil ocultarse en la librería tras el cierre, el vulgo no es consciente del tesoro que allí se oculta. Esperó varias horas, no fuesen a verla desde la calle por falta de cautela. Después se dirigió a devorar el listado de obras que había seleccionado. Pero lo suyo eran las pócimas, no el estudio. Entonces tomó los Diálogos de Séneca, La proporción aurea de Euclides, y un facsímil del tratado de disección de Vesalio; llamó su atención una supuesta transcripción del Tratado sobre la risa de Aristóteles. Los guardó en un saco y corrió a casa. Colocó en el fuego una enorme olla y puso a hervir los ejemplares sustraídos. Tras media hora de cocción tomó un cuenco. Sobre la mesa de la cocina yacía un reciente cadáver. Vertió el contenido en su boca. Tras un acceso de tos, la criatura comenzó a manotear torpemente y balbució un cavernoso “mamá”.

Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST


Relato Presentado al “I Concurso de Microrrelatos Feria del Libro de Zamora 2014” siendo seleccionado en 5º lugar y por tanto publicado en un pequeño librito.


Comentarios

  1. El librillo es una cucada, tal cual.
    Pero... hablo del micro. Para no ser el suyo el estudio, la prota hizo una selección curiosa. De cualquier forma lo que me gusta más es "ese amor de madre" por dotar a la criatura de cultura (eso es lo que me imagino yo, aparte de que sea la cultura quien lo "relampaguee" y le de vida)

    Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mío no es el estudio y conozco muchas obras y referencias. Otra cosa es que sea capaz de "empollarlas" :-)
      Las obras seleccionadas quieren simbolizar la perfección que quería lograr. El relato es muy mejorable, pero la inspiración vino el mismo día que se cerraba el plazo.
      Muchas gracias por leer y aún más por comentar.

      Eliminar
  2. ¡Enhorabuena, Miguel Ángel!

    Una buena receta es este microrrelato, que has sabido cocer a fuego lento, con una buena prosa literaria y una historia que engancha hasta el final.

    A seguir así.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como comento arriba, el relato fue muy precipitado, me habría gustado poder pulirlo mucho más. Fue muy precipitado.
      Muchas gracias por la lectura y aún más por el comentario.
      Salud.

      Eliminar
  3. A mí también me ha gustado mucho este relato precipitado: la idea, la forma de expresarla, la sorpresa. Y con efectos secundarios en el lector (los buenos relatos producen eso): se pone una a pensar en qué otros libros utilizaría como ingredientes para dotar de alma a su propia criatura... si la hubiere. Aún sigo dándole vueltas.
    Gracias y felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea, aunque viniera precipitada, si me gusta, y está relacionada con el que "fracasaré" en el de RNE de mañana, me puse metaliterario. Un honor tus palabras, aunque creo que me adulas demasiado. Menos mal que no vais a conseguir que a estas alturas me lo crea :-)
      Un placer y un honor tener por aquí a, parafraseando a Juan Suárez "un miembro aventajado de la Hermandad de la Libélula".
      Muchas gracias por leer y aún más por comentar.

      Eliminar
  4. Enhorabuena Miguel Ángel!!!

    Hermoso librito para este gran micro. A veces cuando la campana está a punto de sonar llegan estas ideas maravillosas.

    A seguir.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Yo casi siempre trabajo sobre la campana.
      Gracias por leer y aún más por comentar.

      Eliminar
  5. Seguro que a algunos cadáveres que andan por ahí no les vendría mal una pócima de estas. Y empezar de nuevo con un mamá.
    Enhorabuena, para ser precipitado, no está nada mal.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es mejor dejar zanjado lo que se zanjó.
      A mi no me convence, claro que tampoco me convence cómo corrijo. El nivel es el que es, "no lo suficiente".
      Gracias por leer y aún más por comentar.

      Eliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST