Ir al contenido principal

MUNDOS

Un niño juega sonriente. Mueve su coche por las calles, baja a los muñecos, introduce uno en la casa de juguete, otro lo deja cuidando el jardín de espumillón. Una voz le interrumpe llamándole a la cena.
Un joven distribuye afanosamente las figuras en su maqueta: los coches, los lugareños, un niño divirtiéndose con sus juguetes… Una voz le interrumpe llamándole a cenar.
El artista esparce las distintas maquetas por la habitación y coloca los maniquíes cuidadosamente inclinados sobre cada una de ellas, colocando aleatoriamente alguna pieza de las mismas entre sus dedos. Recibe una llamada. Es hora de ir a cenar.
El diseñador gráfico trabaja febrilmente sobre su último proyecto. La pantalla dividida en cuadrantes. En el centro, un avatar se clona en cuatro, disponiendo metódicamente unas maquetas a cargo de las cuales deja a pequeños robots, que se emplean a fondo en hacerlas crecer y ganar detalle. El diseñador se frota los ojos y mira su reloj. Es tarde, hora de ir a cenar.
El guionista sale de su oficina. Su rostro muestra cansancio y satisfacción a partes iguales. Acaba de finalizar un libreto, un thriller psicológico. Trata de un informático que trabaja desarrollando mundos virtuales. Su trabajo absorbe su vida personal hasta el punto de convencerse que alguien por encima de él nos maneja, como un juego. Respira hondo mirando al cielo. La Luna y las nubes dibujan una curiosa estampa, como un gran ojo vigilando el Mundo.

CYBRGHOST


La fotografía de titula "Pesadilla II" y pertenece a la serie Conceptual.
Safe Creative #1102048416900

Comentarios

  1. Cyb, yo he tenido muchas veces esa sensación de que todo está planeado, de que tan sólo soy un integrante de un videojuego, o de algo que desconozco. Este micro me ha resultado un poco como la película de El Show de Truman. Da que pensar ;-)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Creí que al final hablarías de un Dios que estaba jugando a crear cositas aquí y allá....bueno básicamente es eso.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Un microrrelatista escribe en su blog sobre la vida de otras personas que dirigen la vida de otras, pero de pronto le ruge el estómago, hora de ir a cenar...
    Me ha encantado Cybr!
    Un abrazo de hojas bailando para animar el otoño

    ResponderEliminar
  4. Qué gusto me da leerte Cybr!
    No me preguntes por qué, el caso es que siento pena por el niño. Quizá lo asocie con Truman, como dice Maite. Quizá porque, bien mirado, todos somos Truman.

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  5. Pedazo ida de olla. Casi he lamentado el final y hubiera seguido la progresión hasta el infinico, un poco largo, claro. Me ha gustado
    Saludillos

    ResponderEliminar
  6. Movidos como marionetas. Me encanta la conexión que haces entre todos los personajes con... era la hora de cenar.
    ¿Habrá alguien que maneje los hilos?
    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Buen micro Cyb. todos giran alrededor de la cena, punto de encuentro tal vez.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Gracias por leerme y me alegra que os gustase.
    La verdad vi el Show de Truman hace tiempo y casi ni la recuerdo, pero esta es una fantasía recurrente que me ha bailado entre mis neuronas una temporada.
    A la vez no acaba de convencerme, quizá porque lo tenga en la cabeza más como imágenes que como letra.
    TORCUATO, ¿un Dios al Final?. No sé, ¿en que punto de la espiral quedaría? :-)
    PUCK: Si hicera lo que dices no sería un micro ¿no? :-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST