Ir al contenido principal

INDIGESTIÓN

Una mezcla de sangre, aceite y baba se le escapaba por la comisura.
-No puede ser – reflexionaba azorado.- Soy un paranoico con los aditivos y adoro la carne de calidad y poco hecha, pero esto no puede ser normal- argumentaba ante su brazo desgarrado.-A ver como se lo explico al médico-.

Cybrghost


Relato participante en la 14ª Quincena de 2011 del Concurso Imaginarte, Ficciones en Cadena.Aquí los ganadores.

Safe Creative #1102048416900

Comentarios

  1. Muy bueno Cybr!!!
    ese brazo no tiene ninguna mala pinta!! jaja
    abrazos!!!

    ResponderEliminar
  2. Lo leí en Imaginarte y me gustó, jeje, un poco canibal.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. Si es que a todos nos sienta mal una parte de nosostros mismos, menuda indigestión.

    Muy bueno este micro que juega con la locura Cyb.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Desde luego que muy normal no puede ser, aunque... que es lo normal? jeje.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Para mí el asunto no es lo que vaya a decir al médico (habría que oirlo) es que el tipo ése, el paranoico de los aditivos, pensó que él iba a estar bueno, vamos, que era carne de primera calidad y...
    Le está bien empleado, por chulo.

    ResponderEliminar
  6. Que desagradable y que bueno a la vez! Hasta he notado el brazo dolorido, jeje. El final genial, con humor! Le preocupa más lo que piense el doctor que su propio brazo!! Conchi.

    ResponderEliminar
  7. Todos, de una manera u otra, nos comemos a nosotros mismos...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. ¡Es que el hambre es mu mala!

    Muy bueno, un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. No está nada mal, se tiene en buena opinión, carne de calidad, jajaja. Bueno este micro aunque da repelus imaginar la escena.

    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Conocía casos de caníbales sibaritas... Pero de autocaníbales sibaritas no :o)

    Era complicado engarzar un microrrelato coherente a partir de esa frase inicial tan truculente. Pero, en mi opinión, lo has resuelto con habilidad.

    ResponderEliminar
  11. ¿Por lo menos estaba tierno?

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  12. Ay, madre! En plan 'El silencio de los corderos'! Impactante micro, me gustó.

    ResponderEliminar
  13. Es que comió demasiado... antiespasmódico y antiemético y todo resuelto. Con un brazo, menos claro está.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  14. Muy normal no parece no... sobre todo si ni siquiera siente dolor...
    hmmm raro , raro.

    Genial el relato.

    ResponderEliminar
  15. SUCEDE: Gracias. Creo que no s elo acabó, mira a ver.

    ROSA: ¿Un poco?. Gracias.

    ÁNGELES: Un honor tus palabras, y además das una visión distinta a con la que lo escribí.

    SU: Pregunta a alguien normal :-)

    MONTSE: Si, si definirlo es fácil, peor no se yo si con la verdad saldría bien parado de consulta.

    CONCHI: A ver si el personaje eres tú. Gracias.

    PATRICIA: Ahora te entro a ti el momento filosófico. Gracias.

    GLORIA: Yo creo que es gula.

    ELYSA: No sé si es vanidoso o realista, yo no probé. Gracias.

    CARLOS: Pues ya tienes un caso. Gracias.

    ADIVÍN: A juzgar por el trozo de brazo arrancado sí.

    EN MAL ESTADO (PABLO): ¿Quién se olvidaría de la máscara?. Gracias.

    HUMBERTO: No lo descartes, que para qué va a complicarse la vida el doctor.

    GALA: Si te acercas a investigar lleva ropa gruesa. Gracias.

    Gracias a tod@s por vuestros comentarios. Abrazos múltiples.

    ResponderEliminar
  16. Ups LUISA: Bueno, igual lo estaba. A veces los buenos conceptos no son vanidad. Gracias por comentar y disculpa que se me saltase al bajar contestarte.

    ResponderEliminar
  17. Creas la reflección de que quizás acabamos devorando nuestra propia vida, un canibalismo subconciente y duradero y hasta nos sabe bién.
    Bon apetit.

    ResponderEliminar
  18. CARLOS: Tu comentario enriquece el texto viendo más allá de lo que el propio autor vio.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST