Ir al contenido principal

EL GUARDIÁN DE LA PLAYA


Sucedió un día cualquiera de verano. Por aquel entonces, aquella remota cala se había convertido en un maremágnum de turistas que, buscando un rincón tranquilo, habían robado la paz a aquella playa. Una zona de arena comenzó a cobrar vida, a elevarse, adquiriendo forma toscamente humanoide. Arremetió contra todos indiscriminadamente, golpeando de arena cuerpos y rostros, hasta que uno tras otro huyeron despavoridos. Cuantos intentaron retomar la pequeña cala recibieron idéntico trato. Un buen día se presentó un hombre de aspecto sencillo, bolsa en mano. Comenzó a recoger restos del suelo, ignorando los golpes estoicamente. Al rato, se postró de rodillas al borde de la marea y comenzó su letanía, pronunciando “lo siento” en toda lengua conocida y varias olvidadas. La criatura de arena dejó de golpearle, y quedó quieta, semienterrada, mirando el acceso a la playa. El hombre se levantó y se fue. El ser de arena sigue allí, vigilando.

Cybrghost

Respuesta a la 7ª Propuesta de Microrrelato a partir de una Imagen del Foro Brevedades, sobre imagen de Montse Aguilera.



Safe Creative #1102048416900

Comentarios

  1. Destruímos las playas y todo lo que encontramos a nuestro paso...Pero siempre hay alguien con conciencia que nos muestra el camino a seguir...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. Conozco un par de playas libres que deben cobrar vida para defenderse, ahora, mientras puedan. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Debiéramos postrarnos todos ante la naturaleza y decir lo siento.

    Gran micro ecológico, Cybr.
    Gran micro de misterio también.

    Gran micro con muchas aristas a discutir

    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Y siempre es el último que ha recibido los golpes del ser de aren...digo el más concienciado. Qué sorpresa más agradable que participes, Cyber.

    ResponderEliminar
  5. Es evidente que no se fia, sigue allí, vigilando...

    ResponderEliminar
  6. ROSA: No tengo yo tan claro que siempre haya alguien.

    YUN: esperemos que las conozca poca gente más, es su esperanza.

    PATRICIA: Se nos acaba el tiempo para disculparnos, a este ritmo. Como siempre me alabas en exceso. Tiene muchísimas aristas a discutir, está muy mal escrito y no me convence nada, pero tenía que cumplir un plazo.

    MONTSE: No debería sorprenderte, participé en la mayoría de las convocatorias.Y en las que no es porque la musa no quiso. Sólo soy asocial en persona, es lo que tenemos los fantasmas.

    ELYSA: El autor al menos, no se fía.

    Gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta la imagen de una playa que se subleva, que se defiende, que espera que le pidan disculpas.

    ResponderEliminar
  8. No creo que la naturaleza se conforme con que le pidamos disculpas. Ojalá fuera suficiente con eso...

    ResponderEliminar
  9. Entonces, yo debo ser un fantasma sólido..

    ResponderEliminar
  10. No está mal comprometerse con la naturaleza. Donde vivo hay numerosas calas que son paraisos antes del verano, pero que quedan siendo estercoleros por la falta de civismo.
    Me gustó.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Y es que los hombres lo inundamos todo.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  12. Je,je,
    Venganza contra los aglomeradores.
    Un abrazo post vacacional, Cyb

    ResponderEliminar
  13. Me encanta! Ojalá pudieran las playas tener un vigilante así y permitir solo la entrada a quien vaya a cuidarla y quererla ¡y sin protector solar!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  14. Tendría que haber un guardián por cada dos/tres hombres... es triste que el hombre anteponga la ambición a la naturaleza... ¿Qué le quedará a nuestros hijos?

    ResponderEliminar
  15. Bordas ese aire de leyenda plagada de realidad.
    Saludillos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST