Ir al contenido principal

EL GUARDA DEL NORTE

La piel curtida. La barba nívea. La mirada adusta. Fibroso. La mano derecha se tensa y relaja sobre el mango de la alabarda en un acto reflejo. Un dragón han dicho. Bueno, pues un dragón. Si no recuerda mal es el tercero, y posiblemente el último que vea en su vida. El primero le hizo cagarse en los pantalones, pero tampoco fue el único. El segundo tuvo suerte y buenos reflejos. Éste le pilla viejo. Lo sabe, pero no tiene miedo. Su hijo para los dioses sabrán donde. A su mujer se la llevaron las fiebres el año pasado. Poco hay que perder. Es un viejo guerrero, y los viejos guerreros suelen acabar así. ¿Era un dragón? ¿y qué?; más rápido que una espada. No era un jodido doppelgänger. Eso sí sería una putada: morir a manos de un bicho que no sólo no daba la cara, sino que encima te ponía la de un compañero. Una voz le despierta de sus reflexiones. Bueno Dumcan, vamos a ello. A estas alturas tampoco nos vamos a vender barato.

Cybrghost

Safe Creative #1102048416900

Comentarios

  1. Cuando no hay nada que perder, no existe el miedo.

    Me ha gustado mucho la descripción del hombre, al que imagino de pie en esa torre esperando su destino.
    Me gusta mucho la fotografía.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. Curioso. Si me encuentro algún día me diré cuatro cosas, jeje.

    ResponderEliminar
  3. Lo que nos echen si es dragón, dragón. No hay que tener miedo a nada, ni siquiera a uno mismo. Los viejos rockeros nunca mueren. Con tu permiso me quedo por aquí, hay buenas vibraciones y varios amigos. Excelente micro.
    Una abrazo

    http://xavierblanco.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Bien, y es que llega un momento en la vida que lo único que queda es luchar. Aunque me queda la duda de si esa voz que lo saca de sus reflexiones no es un doppelgänger.
    Muy sugerente tu micro.

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Se ve que no tenía ya mucho que perder, y puede que sí mucho por ganar. Me he sentido dentro de la aventura, cuando escribes así, me dan ganas de leer el siguiente capítulo :D

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado este retrato de un héroe cansado. Como Maite, me he quedado con ganas de leer más. Ojalá tenga suerte en su enfrentamiento.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Me encantan las historias medievales, llenas de misterios, que te inundan de aventuras. Tu caballero contempla la vida de una forma tranquila, sin prisa pero sin pausa. Has dado en el clavo.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  8. ROSA: Gracias. La foto (también mía) es del Castillo de Puebla de Sanabria.

    MONTSE: Si eres capaz...

    ELYSA: No lo había pensado. Gracias.

    MAITE: Pues me temo que soy incapaz de escribir algo más largo, así que tendrás que esperar. Me halaga que tú digas "cuando escribes así". Gracias.

    CARLOS: Gracias. ¿Heroe? no sé, quizá sólo sea un tipo que hace lo que puede. Aunque alguien dijo que eso era un héroe.

    PATRICIA: Gracias, aunque exagerado.

    ADIVÍN: Me alegro que te guste. Gracias.

    ResponderEliminar
  9. XABIER: La puerta siempre está abierta. tengo "echado algún ojo" a tu blog, cuando tenga tiempo procuraré verlo con más calma. Bienvenido y gracias.

    ResponderEliminar
  10. Ánimo, tú podrás con él
    Un abrazo, Cyb

    ResponderEliminar
  11. Sin embargo, a mí me parece un antihéroe porque hace su trabajo sin mayor pretensión. Fantástico monólogo.

    ResponderEliminar
  12. DEPROPIO: No sé si es o no un héroe, ya le planteo esa duda Carlos. Pero bueno, hace su trabajo, eso pretende. Y ya es más que muchos, y más si se viesen en éstas. Creo yo.

    ResponderEliminar
  13. Puro ritmo en la prosa, que es la base de la musicalidad, que lo es casi todo en literatura. Muchas veces me he preguntado por qué es tan importante el ritmo en la literatura y he llegado a formular la siguiente teoría: el ritmo adormece nuestras ideas, nuestro lado más cerebral, y permite que salga a relucir nuestro yo profundo, el artista, el que nunca se equivoca, como nunca se equivocan los pájaros al volar.
    Abrazos enormes,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  14. PABLO: Me sonrojas. Abrazos fuertes y agradecidos.

    ResponderEliminar
  15. Suscribo las palabras se Pablo. Es más, me ha sorprendido que estuviera dormido al final porque de alguna manera había pensado en cada frase pronunciada al ritmo del caballo sobre el que cabalgaba en busca del dragón.
    saludillos

    ResponderEliminar
  16. Bravo.
    Un concierto de la palabra ejecutado magistralmente.

    ResponderEliminar
  17. CARLOS: Muchísimas gracias por tus amables y demasiado generosas palabras.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST