Ir al contenido principal

UN TIPO DESASTROSO

Reilly es un tipo despistado. Es bonachón y voluntarioso, pero un auténtico desastre. Físicamente impondría si no fuese por su gesto pazguato. Mide cerca de dos metros, regordete, mejillas rojizas, ojos pequeños, orejas redondeadas y discretas, y un abundante y revuelto pelo castaño de rizos indomables. Nunca lleva la chaqueta bien colocada, y a su camisa no le faltan arrugas. Tiende a vestir pantalones demasiado cortos, y alguien debiera decirle que no combinan bien calcetín blanco y zapato negro.
Y yo sé que os escribía esto por algo. Por cierto, me llamo Bufford. Mido un metro y noventa y dos centímetros. Me sobran algunos kilos. Mi mujer dice que soy un desastre, que nunca voy bien vestido y que debería cortarme las greñas, que no hay quién controle mis rizos. Menos mal que adorna el llamarme desastre matizando que soy un buenazo.
En fin, que me descentro. ¿Qué os estaba contando?

Cybrghost

Safe Creative #1102048416900

Comentarios

  1. Dos caras de la misma moneda, que si tiramos al aire, caerá de canto para no inclinarse por ninguna.
    Me gustan los tipos literarios de esa especie.

    Saludos desde el jardín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo que lo celebro. Gracias por leer y comentar.

      Eliminar
  2. Me ha gustado tu descripción de este desastroso bonachón...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. Buena descripción de un autentico desastre.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la realidad los hay aún peores. Gracias.

      Eliminar
  4. Hola, te invito a visitar mi Blog, en él verás que has recibido un pequeño premio.
    Un abrazo sincero, paisano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando he aprobado el comentario ya lo había leído. Aunque no te comente casi leo todas las entradas. Lo agradezco, aunque está fuera de lugar contestar vía blog al cuestionario. Buscaré que ta queda el distintivo en alguna de las dos columnas.

      Eliminar
  5. Un juego circular, constreñido a cuatro matices, que logra arrancar la sonrisa -y la compasión- del lector.

    ¡Buen micro, Cybrghost!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias Pedro. A mi simplemente me parece que arranca la sonrisa, no que sea bueno. Al final me lo creeré con comentarios como el tuyo :-).

      Eliminar
  6. El personaje que describes me ha recordado a Ignatius de La Conjura de los necios. Es un texto arriesgado, pero creo que sales muy airoso.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Jaja, es muy bueno, me gustó. Si me permites un par de libertades:

    "no le faltan arrugas" la convertiría en "le sobran arrugas" pues a mí me trajo primero una imagen de lisura, quizá mi mente ignoró la negación.

    "que no hay quien controle mis rizos" ya sobra, se entiende con la alusión de las greñas.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Muy buena descripción y retrato robot de ambos personajes algo desastrosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea es que els el mismo, pero creo que no quedó muy bien.

      Eliminar
  9. Y yo, el desastroso de mí tendrá que decir que está muy mal, pero me va a costar mucho.

    ResponderEliminar
  10. jajaja, todos tenemos algo,(o mucho!)de Bufford.
    Abrazos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST