Ir al contenido principal

AUTOVIOLENCIA DOMÉSTICA (Él y Ella Contra Él y Ella)



Él cerró dando un portazo al entrar en casa.

Ella hizo lo mismo con la puerta de la cocina.

Él le gritó que si le parecía forma de cerrar la puerta.

Ella le contestó que la culpa era de su madre, por consentirle tanto.

Ella con sorna respondió que era mucho mejor su padre y sus golpes, que se notaba el resultado.

Él cortó diciendo que fueran a comer, que la silla medio rota para él, por inútil y no arreglarla.

Ella dijo que si quería comer se calentara algo, que las lentejas, frías y requemadas, se las iba a tragar todas ella, a ver si así espabilaba de una vez.

Él, fuera de sí, estampó el mando de la tele contra la pantalla de plasma.

Ella respondió estrellando contra el suelo una de sus macetas.

Él salió como una exhalación de casa, directo al coche, rayándolo de adelante a atrás.

Ella cogió la perrita y, llenando el fregadero, le sumergió la cabeza. Entonces recordó que era un regalo de él y, suspirando con furia, soltó al animal y dio la discusión por perdida.


Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST


 Escrito a raíz de una propuesta de escritura del Taller de Escritura Creativa de la Casa de Las Conchas.

Comentarios

  1. Miguel Ángel, un discusión de lo más "tonta", que son siempre las peores, pues no se sabe por qué empiezan ni ponerle un punto final.

    Original la forma de plantear el micro y excelente su resolución.

    ¡Buen trabajo!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi todas las discusiones son tontas. No merece la pena discutir por casi nada de lo que discutimos, aunque lo hagamos continuamente.
      Celebro que te guste. Gracias por leer y aún más por comentar.

      Eliminar
  2. El pan nuestro de cada día de muchas parejas que llaman amor a esas situaciones insostenibles, reconozco que me ha sacado una leve sonrisa, me ha gustado.

    Un saludo.
    La Reina Marie.
    http://lareinamarie.blogspot.com.es/2014/05/cicatriz-1.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso va, del daño que nos hacemos a nosotros mismos con las discusiones. Celebro que te guste.
      Bienvenida, gracias por leer, y aún más por comentar.

      Eliminar
  3. Las inconcebibles peleas de pareja. quién no ha vivido algo así? Discusiones que emponzoñan el corazón y, poco a poco, destruyen el vínculo.

    Muy bien planteado, Miguel Ángel, desde acá siento la amargura y la rabia de esos dos personajes.

    Fuerte abrazo para su creador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Patricia, por leer y por comentar aún más

      Eliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST