Ir al contenido principal

LA HISTORIA DE SARA


Parece que fuera ayer. Lo recordaba perfectamente, ¡cómo olvidarlo!. Estaba mendigando con su pequeña por el Distrito Sur, más preocupada de su seguridad y la de la pequeña que de la recaudación. Fue entonces cuando aquel extraño cambió sus vidas. Bien parecido, piel bronceada, traje de raya diplomática… Estaba completamente fuera de lugar allí. Tan fuera de lugar como haberle cedido aquel piso sin ninguna contraprestación. Y no conforme con eso, les llenaba la despensa y compró ropa nueva a ambas. Era un sueño. Sólo puso una condición. La ventana de la sala jamás debía ser abierta, siquiera correr la pesada cortina para echar un vistazo. O lo perdería todo. Pero con el tiempo la ansiedad la corría. Además ¿cómo iba él a saber si echaba un simple vistazo?. Pero ¿qué más daba qué hubiese tras la ventana?. ¿Iba a arriesgar todo por averiguarlo?. ¿Por qué se lo habría prohibido?. Al final cedió a la tentación y retiro la cortina. Tras ella, un simpe callejón. Pero ella jamás llegó a verlo. Nada más desplazar la cortina su piel se tornó sal. Una estatua de sal asomada eternamente a una ventana prohibida sin saber porqué.

Cybrghost

Microrrelato escrito a partir de la imagen propuesta por Ángeles Sánchez en Brevedades.

Safe Creative #1102048416900

Comentarios

  1. Me gusta mucho, mucho. Tuve la tentación de escribir sobre una estatua de sal yo también, pero como no miraba atrás, no me salió así, para que veas lo cuadriculada que soy. Pero me alegra, porque tu cuento me encanta!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. De ahí el dicho de la curiosidad mató al gato o... no le hizo caso. jeje.

    Me ha gustado.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Este es un microrrelato de cabo a rabo, con su planteamiento, su nudo, su desenlace, el cambio en el personaje, en fin, Cyb, que está muy bien narrado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno amigo!!!!
    Placer de lectura hecha micro.

    Un abrazo admirado

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que esta imagen está dando mucho juego, menudas historias más buenas. Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Toda prohibición es una tentación en sí misma. Me gustó mucho. Muy bien llevado
    Un saludillo

    ResponderEliminar
  7. me ha recordado mucho a los relatos que solia escribir. Gracias. Ademas de que cualquier alusion al mito me apasiona. esas prohibiciones divinas que son defectos tan humanos, que simpre acabamos cayendo!

    ResponderEliminar
  8. ANITA: Gracce. Me alegro que no escribieras de ello o no habría tenido que escribir yo jaja. Me alegro que te guste.


    SU: No la mató, la volvió sal, quién sabe que pasará después.

    ANGELES: Me siento honrado por tu opinión.

    PATRICIA: No creo merecer tu admiración, pero muchas gracias.

    MAITE: Me alegro que te guste mi historia.

    PUCK: Me alegra que te guste mucho.

    DIVINIZADA: Gracias a ti por pasarte por aquí. Bienvenida

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado el vestido que le has puesto a esa ventana. Esas palabras que dan sentido a tu inspiración.
    Cada vez me gusta más tu "hoy".
    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. MERCE: Me alegro y un placer recibir periódicamente tus comentarios.Trataremos de que te siga gustando y de seguir creciendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Un micro muy salado. Me ha gustado esa curiosidad típica del ser humano.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  12. Muy bien, Cyb. Has ido llevando la historia fluidamente hasta un desenlace sorpresivo. Es un cuento bien narrado y que se complementa perfectamente con la foto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. ADIVÍN: celebro que te guste, el micro y mi forma de entender las letras :-)

    TORCUATO:Me alegro que te guste y agradezco tu análisis.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST