Ir al contenido principal

SOLVENTANDO DIFERENCIAS




Como tantas veces había hecho de niño, miré un segundo la puerta al comenzar a bajar. Esta vez lo hice despacio, consciente de que no volvería a pisar la casa de mis padres. Hay veces que aunque quieras a alguien las cosas se tuercen. Y eso pasa con parejas y con tu familia. Un hijo debe respetar a sus padres, sí. Pero ellos también han de respetar los caminos del hijo. Nunca debieron amenazarme con avisar a la policía.

Cybrghost




Participó en ReC (Relatos en cadena), en cursiva la frase de obligado inicio.

Safe Creative #1102048416900

Comentarios

  1. Los desencuentros familiares...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. Cuando esperaba una resolución por el lado de los afectos...Extraordinario giro final!!!!

    Ejemplo de micro, una elipsis magnífica

    Aplausos, Cybr

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón, el respeto no es unívoco. Lo de la policía... me deja pensando...

    Un saludo desde el jardndebolsillo.

    ResponderEliminar
  4. Una micro genial, me ha sorprendido el final, no me lo esperaba..

    Un besín Cybr!

    ResponderEliminar
  5. Por supuesto que sí, no hay otro modo de convivir si no es con respeto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ROSA:
    Es que de la familia no es fácil librarse.

    PATRICIA:
    No me adules tanto, no conseguirás que me lo crea. Muchas gracias, me alegro que te guste, es un honor.

    PALOMA:
    Piensa, pero no mucho que da jaqueca. Sé que debo una visita a tus jardines como a otras muchas bitácoras, no sé de dónde sacar tiempo.

    SERGIO:
    Hay que aprender hasta el día que morimos.

    CONCHI:
    Gracias, se supone que se trata de eso, de conseguir sorprender. A veces hasta lo consigo.

    TOWANDA:
    Ya lo dijo Don Vito, el Respeto lo es todo.

    MARIA LUISA:
    Muchas gracias. Un honor viniendo de ti el halago.

    ResponderEliminar
  7. Como soy un poco macabra, estoy imaginando que ha hecho con sus padres. ¿Ha solventado diferencias "definitivamente"?
    Buena elipsis

    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Buen giro al relato. Cuando parecía todo arreglado, se descojonó.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Un gran retrato, yo diría panorámico, de la gran cantidad de casos de disfunción familiar, y ciertamente que quienes llaman a la policía contra sus hijos, relegan un deber que ellos debieron cumplir con cariño, a otros que no son los adecuados. ¿Que no piensan en lo que pueden hundir a un hijo que caiga en una cárcel?
    Las familias que no logran tener lazos de amor, están mejor viviendo cada quien por su lado.

    ResponderEliminar
  10. Mi última entrada va precisamente de eso...supongo que te sonará la historia. Un besito neno, siento la situación.

    PD. Cada vez me gusta más cómo escribes.

    ResponderEliminar
  11. ENMASCARADO:
    Arreglado igual lo dejó. Me alegro que te guste.

    CARLOS:
    Gracias por leer y por tu completo comentario.

    ALICE:
    Es puramente ficticio. Y este en concreto si estoy razonablemente satisfecho del resultado, peor a mi cada día me gusta menos.

    ResponderEliminar
  12. Y es que a veces los padres se pasan.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  13. Yo también creo que pasó lo peor... pero eso quedará en la mente de cada uno.

    Leí tu respuesta en la entrada anterior, evidentemente blogger no anda muy bien.

    Por cierto, ¿qué te sucedes que estás tan autocrítico?

    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  14. ADIVÍN:
    Y los hijos.

    HUMBERTO:
    Yo sólo lo escribo. Blogger anda como el culo. Sucede que no estoy satisfecho ni con casi nada d elo que escribo, ni con la evolución, ni con el lugar que me corresponde si comparo con otros juntadores de letras. Ahora lo exteriorizo más, porque tengo menos tiempo para perder. Pero sólo son reflexiones en voz alta, nada que no piense de hace tiempo.

    ResponderEliminar
  15. Respeto mutuo, esa es la clave de todas las relaciones personales, sean del tipo que sean.
    saludillos

    ResponderEliminar
  16. Uf, por la severidad sospecho que hizo algo más que abandonarlos. ¡Qué frialdad!

    ResponderEliminar
  17. PUCK:
    Y no se puede consentir que a uno le pierdan el respeto.

    YUN:
    Yo también lo sospecho.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST