Ir al contenido principal

CAPERUCITA EN RÍO

Este relato es una "Versión Extendida" (mínimamente) de la enviada al blog del Taller de Escritura de la casa de Las Conchas. 



Carapuça Vermelha era una linda muchacha de pelo bruno y rizoso, cuerpo exuberante y espíritu libre. Había quedado con la abuela a unas pocas cuadras del sambódromo para divertirse juntas. Llevaba una larga capa roja de satén con capucha, más propia de Venecia que de Río. La abuela parecía tener un mínimo de diez años menos en su cuerpo y veinte en su espíritu. Estaba embutida en un traje de plumas con un gran copete y, como siempre, aferrada a Lobo, un mulato musculoso al que se le notaba mucho más su parte negra.
Se encontraron sin mayores dificultades una vez imaginó que la abuela estaba detrás de Lobo, contra una pared, comiéndose como adolescentes. No era poco suponer en su inocencia, pues Lobo acosaba a cuanta garota veía, y si bien atendía a la abuela, era por el provecho que iba sacando, aunque ella no se diera cuenta en su embeleso.
Carapuça fue por unas caipirinhas y Lobo se ofreció a acompañarla. No era la primera vez que tenía que esquivar las manos de Lobo, aunque hoy estaba especialmente insistente. Como sus insinuaciones y escarceos no surtían efecto esta vez Lobo fue más allá, y empujándola contra la pared, tiró bruscamente para abrir su capa. Debajo no llevaba nada y Lobo quedó un momento inmóvil por la sorpresa. En ese momento un policía de ronda se percató de la escena, abalanzándose sobre Lobo y reduciéndolo sin contemplaciones. Carapuça se abalanzó encima del agente, agradecida y melosa. El pobre no supo lo que se le venía encima.

Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST
 


Comentarios

  1. Jope, vaya familia de devoradoras. Desde luego ya no quedan abuelas como las de antes. Ya he tomado nota de tu nueva guarida, coyote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me lo vas acontar que trabajo con mayores jajaja. Muchas gracias por pasar y honrarme con tu comentario, con lo caros que se cotizan últimamente.

      Eliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

ÁCIDO

Voy a bañarme en ácido Para quitar la suciedad que infiltra mi piel Y que el jabón no arranca.
Voy a beber ácido Para quitar esta suciedad que ya no está en mi piel, Que invade mis entrañas.
Voy a convertirme en ácido Si no consigo arrancar esta suciedad Que está pudriendo mi alma.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

VERDAD POLIÉDRICA

En una localidad pequeña, pero conocida a nivel nacional por su inestabilidad política, con constantes cambios en la Alcaldía, la jubilación del Cronista Oficial, tras cuarenta años de servicio, es todo un acontecimiento. Se iba el único baluarte de estabilidad y el morbo por sonsacar era tan notorio que se ofreció una rueda de prensa ante el interés suscitado. El Cronista manifestó una gran satisfacción por dejar definitivamente zanjado su trabajo. Un periodista inquirió socarrón acerca del número de páginas suyas en el Archivo. Todos rieron cuando respondió que apenas media docena. Él también, muy aliviado sabiendo que en el próximo traspaso del bastón de mando no le tocaría reescribir una vez más la versión de aquel fatídico día.
Miguel Ángel Pegarz Cybrghost

ÚLTIMA PARADA

Hacía un día de perros y no veía la hora de que llegara el maldito tren que le devolvería  a casa. Subió apresurado y se sentó en el primer departamento en que halló hueco. Se quito la gabardina y la gorra y más tranquilo, tomó asiento. Una vez acomodado hizo un breve recorrido visual por sus acompañantes: Una señora mayor que miraba alternativamente con recelo a todos los pasajeros mientras asía con firmeza su bolso. Una chica joven, y siendo francos bastante guapa, que bajaba la mirada apenas se encontraba con otra. Un maduro gordinflón que debiera pagar dos billetes, pues ocupaba dos puestos. Y un tipo más o menos de su misma edad, que no se había quitado el abrigo, pese a que no hacía frío en el vagón, y un sombrero tapándole la cara, seguramente tratando de dormir un poco. El tren abandonó aquella infernal estación y continuó su rumbo con intenso y constante traqueteo. Tras recorrer sus buenos kilómetros de llanura, alcanzó las montañas y comenzó el juego de luz y oscuridad de l…