Ir al contenido principal

CARTA A MI ADMIRADA DESCONOCIDA




Estimada Señora:

Disculpe mi descaro y el azoramiento que sin duda ha de provocarle recibir una carta en estas circunstancias. Crea que nada más lejos de mi intención que importunarla. Las circunstancias me obligan a obrar de este modo. Le habría enviado la carta a su domicilio, pero lo desconozco. Ignoro incluso su nombre. Pero sé que acude puntual a las doce al Café Setubal y por ende me pareció la manera más segura de hacerle llegar estas letras.

He tomado esta iniciativa pues usted y yo por una semana hemos cruzado miradas de complicidad creciente, lo que me inclina a pensar que muestra cierto interés por mi persona. Puedo asegurarle que por mi parte existe una gran atracción por la suya. No obstante, estas letras son para decirle que lo que pudiera surgir entre nosotros es imposible.

Crea si le digo que no me resulta nada fácil escribir esto y que lo último que se halla en mi ánimo es herirla o burlarme de usted. Posiblemente cara a cara no le dijera lo mismo, pero es lo mejor. Soy hombre pasional y enamoradizo, pero de carácter muy voluble.

He enviudado tres veces y las tres a voluntad. Debe pues alegrarse en vez de añorarme. La habría cortejado ayer mismo, tal era mi decisión. Mas la Guardia Civil llegó antes que usted y ya no debe temer por acabar como mi cuarta viuda. Mañana comparezco ante un pelotón de fusilamiento.


Su más ferviente admirador:


Ramiro Canales.



Miguelángel Pegarz
cYBRGHOST



Para el Taller de Escritura Creativa de la Casa de las Conchas. Sesión “Aquí Yacen Dragones”
 

Comentarios

  1. Qué suerte tienen algunas.
    Un abrazo sonriente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo. Depende por donde lo mires :-) Mil gracias por leer, por la corrección y sobre todo por comentar.

      Eliminar
  2. Sorprendente y estupenda epístola. Cuando piensas que el relato/carta ya ha dado el giro definitivo aparece otro que te deja paralizado hasta el final. Enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias y un honor que me comentes Roberto. Es que Raúl nos saca mucho, al menos a mi. Aunque aún tengo pendiente la tarea de cuando estuviste por el Taller el año pasado. Es una de las dos únicas que de momento no he conseguido que me salga nada.

      Eliminar
  3. Vaya amante que tenía esa señora, me imagino que él se quedaría con la herencia de las anteriores, aunque ahora ya no le sirva de nada.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que sí. No le valdrá ahora de nada, pero qué le quiten lo "bailao" ¿no?. Aunque yo pensaba más en un maltratador que en un psicópata "viudo negro"
      Muchas gracias por comentar Humberto. Un Abrazo.

      Eliminar
  4. Una que se quedó sin amor... Mejor así :)
    Un fuerte abrazo, Miguel Ángel!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se libró del amor más bien, por raro que suene.
      Otro abrazo par ti de vuelta y muchas gracias por pasar, leer y comentar.

      Eliminar
  5. ¡Qué ingenioso, Miguel Ángel! Es un microrrelato epistolar que consigue agarrarte desde el principio hasta el final. La sorpresa que se nos descubre es muy original.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te guste la resolución. El que fuera epistolar forma parte del ejercicio propuesto. Mil gracias por pasar, leer y comentar.
      Abrazo.

      Eliminar
  6. Me he detenido en esta entrada porque una de mis debilidades (entre otras muchas) es el género epistolar. me gustan en demasía esos libros que están escritos a partir de cartas en un sentido y en otro. La tuya me gusta para un concurso de esos de cartas de amor y desamor. Es original, tiene un lenguaje compacto, directo, claro y el personaje queda perfectamente reflejado a través de sus letras. ¡Bravo!.

    Para mi no es un microrrelato. Es un relato breve que engancha al lector muchíimo más que 100 palabras. :)

    un abrazo y si te gusta el género, te recomiendo: 84, Charing Cross Road de Helen Hanff (bueno, a mí me gustó). Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leer, pasar y sobre todo comentar. Como pongo la escribí para el Taller de Escritura al que asisto.
      No me gusta especialmente el género epistolar, ni deja de gustarme, pero el libro que me dices me lo recomendaron en el Taller y Jorge Carrión en la presentación de Librerías y está en la edición de coleccionista de Anagrama (preciosa edición y barata) en mi biblioteca, en lista de espera.
      No sé si es un micro o no, no soy nada purista ni entendido, ni siquiera sabría explicar bien cómo creo. Soy muy malo etiquetando, pero hay que etiquetar, porque algo más de visibilidad de da en los buscadores.
      Esta semana no me siento escritor, bueno, menos que normalmente.

      Eliminar
    2. PD: Eliminada la etiqueta microrrelato.

      Eliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

ÁCIDO

Voy a bañarme en ácido Para quitar la suciedad que infiltra mi piel Y que el jabón no arranca.
Voy a beber ácido Para quitar esta suciedad que ya no está en mi piel, Que invade mis entrañas.
Voy a convertirme en ácido Si no consigo arrancar esta suciedad Que está pudriendo mi alma.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

VERDAD POLIÉDRICA

En una localidad pequeña, pero conocida a nivel nacional por su inestabilidad política, con constantes cambios en la Alcaldía, la jubilación del Cronista Oficial, tras cuarenta años de servicio, es todo un acontecimiento. Se iba el único baluarte de estabilidad y el morbo por sonsacar era tan notorio que se ofreció una rueda de prensa ante el interés suscitado. El Cronista manifestó una gran satisfacción por dejar definitivamente zanjado su trabajo. Un periodista inquirió socarrón acerca del número de páginas suyas en el Archivo. Todos rieron cuando respondió que apenas media docena. Él también, muy aliviado sabiendo que en el próximo traspaso del bastón de mando no le tocaría reescribir una vez más la versión de aquel fatídico día.
Miguel Ángel Pegarz Cybrghost

ÚLTIMA PARADA

Hacía un día de perros y no veía la hora de que llegara el maldito tren que le devolvería  a casa. Subió apresurado y se sentó en el primer departamento en que halló hueco. Se quito la gabardina y la gorra y más tranquilo, tomó asiento. Una vez acomodado hizo un breve recorrido visual por sus acompañantes: Una señora mayor que miraba alternativamente con recelo a todos los pasajeros mientras asía con firmeza su bolso. Una chica joven, y siendo francos bastante guapa, que bajaba la mirada apenas se encontraba con otra. Un maduro gordinflón que debiera pagar dos billetes, pues ocupaba dos puestos. Y un tipo más o menos de su misma edad, que no se había quitado el abrigo, pese a que no hacía frío en el vagón, y un sombrero tapándole la cara, seguramente tratando de dormir un poco. El tren abandonó aquella infernal estación y continuó su rumbo con intenso y constante traqueteo. Tras recorrer sus buenos kilómetros de llanura, alcanzó las montañas y comenzó el juego de luz y oscuridad de l…