Ir al contenido principal

VENTANA A UNA OBSESIÓN.


La casa siempre fue demasiado alta, y por ende, su ventana siempre estuvo más elevada de lo normal. Poseía además la particularidad de presentar una celosía en forma de hexágonos, muy similar a un panal. Él tenía una casa enfrente de dos plantas.
Por aquel entonces acababa de divorciarse. Fue un proceso largo y tortuoso, en el que compitieron encarnizadamente por ser más incivilizado que el otro. Con estas decidió ir allí una temporada. Pidió una excedencia y marchó al pueblo. Dedicaba los días a pasear, fotografiar flores y pájaros y nimiedades diversas. Por la noche trataba de dar salida a una vocación frustrada de poeta, para la que nunca tuvo realmente talento.
Sería ya la una de la madrugada cuando la vio la primera vez: una sombra tras el cristal ocre de aquella ventana. Se fue a la cama, pensando que demasiado aguardiente le hacía ver ya alucinaciones; nunca se supo que fuera nadie a aquella casa. La noche siguiente, más o menos a la misma hora, le sobresaltó un resplandor en la ventana. Ese día estaba sobrio, y trató de averiguar qué pasaba allí, sin éxito. Al día siguiente indagó en el bar del pueblo, más que supieran los parroquianos, la casa seguía vacía. La misma escena se repitió esa madrugada. Al despertar, tarde, a la mañana siguiente, tomó un café y fue a llamar a la puerta. Nadie contestó y sólo consiguió que uno le tildase de loco por aporrear tanto la puerta de un caserón que todos sabían vacío.
Esa noche montó guardia. Pudo distinguir una silueta femenina, adivinando exuberantes pechos y marcada cadera. Cada noche observó ensimismado la escena, tratando de componer versos a la erotizante silueta. Montó guardia, evitando el descaro, tratando de averiguar quién era su sensual vecina. Cada vez le absorbía más aquella silueta, la esperaba con más ansia. Llegó incluso a sorprenderse de la fuerte erección que sentía minutos antes de la hora prevista.
Una mañana tuvo una idea. Si sacaba una fotografía a la ventana a proximando el zoom quizá distinguiese de quién se trataba. Esa noche, cuando el reloj del salón dio la una, la cámara, bien afianzada sobre el trípode, disparó compulsivamente sobre aquella ventana. Seleccionó, desechó y ese día se acercó a la ciudad con el único fin de revelar la imagen más nítida. Inútil, no aparecía rostro alguno.
Aquella se convirtió en su obsesión. Pasaba cada vez más horas tratando de componer sonetos para su musa. Esperaba excitado y ansioso el momento de verla. Su sueño era cada vez más breve y agitado. En el pueblo ya captaba murmuraciones sobre su demacrado aspecto.
Debía llevar cerca de un mes así, cuando despertó sobresaltado. Aún sólo amanecía, y su cabeza sufría la tempestad propia de la borrachera de la noche que agonizaba. Se levantó al baño y no pudo evitar una mirada: ¡la ventana estaba abierta!. Despertó súbitamente y fijó sus ojos cargados de deseo en el alféizar, garabateando sin mirar versos sueltos, libres y obscenos. Y al fin la vio, con sus pechos turgentes, su cintura fina y sus glúteos rotundos. Llevó las manos a su pecho, trató inútilmente de coger aire y cayó fulminado. Sobre ese cuerpo perfecto, un monstruoso rostro de avispa le clavó la mirada. Lo encontraron azul y frío. Sobre el escritorio una foto de la ventana de enfrente surcada por una mancha de tinta.

Cybrghost

La foto y sus derechos pertenecen a Victorino García Calderón, excelente fotógrafo salmantino que tuvo a bien compartir sobre el arte de mirar y sus fotografías en el Taller de Escritura Creativa de las Conchas.

Safe Creative #1102048416900

Comentarios

  1. Hoy publico un relato un poco más largo. Mañana revisaré el blog y estaré desconectado el resto de la semana, haciendo desentoxicación digital. Gracias a Victorino por su generosidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Regalazo tus fotos y tu generosidad con ellas. Aún tengo pendiente rematar un trabajo con la otra que anoté.

      Eliminar
  2. Creo que es el cuento más largo que te he leído. Y el que más me ha gustado, también. Enhorabuena por este texto, Cybr.!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo más largo que he escrito. Ando con dos cuentos largos que se me atascaron hace tiempo. Muchas gracias Patricia.

      Eliminar
  3. Un texto intenso, palpitante. Me ha gustado mucho esta nueva faceta tuya. Enganchas al lector con tus frases cortas y directas.

    A descansar:-) Y a recargar baterías!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llamarlo faceta es muy exagerado. Es lo único más largo que conseguí rematar, y como ves no es muy largo. Me alegro de haber mantenido la tensión.

      Eliminar
  4. Inquietante relato Cybrg...
    La fotografía me gusta mucho. Ayer estuve en una exposición con fotografías similares.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso pretendía. Victorino es un artista y de ideas claras. Podrás compartir o no su visión, pero la tiene y eso trasmite.

      Eliminar
  5. Consigues mantener la atención desde el principio hasta ese final que me encanta. Es una imagen muy cinematográfica. Me ha gustado mucho, la situación, la obsesión, y esa fotografía final.
    saludillos, hoy, más largos :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que para no ver casi cine, me suelen quedar unas estampas muy "fotogramáticas". Será por mi afición a la fotografía.

      Eliminar
  6. Nada mal leerte en largo. Se lee bien y además consigues que quiera llegar al final para saber que pasará.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, peor no te acostumbres, no me suele salir nada de más de 150 palabras o así.

      Eliminar
  7. Este texto fue sometido al juicio de los Clubes de lectura de la Casa de las Conchas. El dictamen es que confunde puntos de vista y gramaticalmente es un desastre.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST