Ir al contenido principal

EL MUNDO ACABÓ AYER





Me despierto. Una luz extraña se cuela por la ventana. No sabría decir si es de día o de noche. El reloj marca las doce, pero no se mueve. Me levanto a la nevera. El reloj de la cocina también marca las doce. Abro el frigorífico. Los alimentos han adquirido una consistencia viscosa, y el agua un color extraño. No me atrevo a beber. Decido bajar a la calle. El césped está seco, los árboles retorcidos. Deambulo. No encuentro a nadie, nada. los relojes de la calle también marcan las doce. Empiezo a comprender. Me desgañito gritando una interminable negación. Estoy furioso. Le dije que me avisara.

cYBRGHOST


Safe Creative
#1102048416900

Este relato ha sido escrito a propuesta de Acuática de escribir un cuento antes de que termine el Mundo.

Este hiperbreve, con una leve modificación (la supresión de la segunda frase) participa en el concurso de Portal del Escritor (Aún tenéis plazo hasta mañana).
 

Comentarios

  1. Jeje, ten amigos para esto, para que a última hora prescindan de ti, con lo que debe molar aniquilar el mundo. Jodios dioses y demonios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe fastidar mucho levantarte para nada, sobre todo.

      Eliminar
  2. Mira que quedarse dormido y llegar tarde al fin del mundo jejeje.

    Besos de fin desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que se durmió con la conciencia tranquila, no como yo.

      Eliminar
  3. Míralo por el lado bueno, si siempre son las doce, podrás acabarte tooooooodas las uvas (si quedan).

    Abrazotes póstumos

    ResponderEliminar
  4. Qué cosa: este era el micro que tenía en mente, la idea que quería escribir... pero no pude hacerlo...
    G r a c i a s p o r e s t e t r a b a j o: estudiaré su estructura.

    Bravo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es porque ya lo tenía yo programado :-). Pues lo siento por el relato, que podía haber salido de tus manos y seguro que mucho mejor parado.

      Eliminar
  5. Quizás es preferible ser aniquilado con todos a quedarse solo en el mundo...
    Muy buen microrrelato, Cybrghost.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente, incluso para un misántropo como yo.

      Eliminar
  6. Me has metido la angustia en el cuerpo con esa descripción detallada de los elementos que dibujan una atmósfera postapocalíptica. Fin del mundo solo hay uno, a mi también me fastidiaría padecerlo mientras duermo. Eso no se hace, coño.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mi que me coja dormido, paso de pasar toda la parafernalia de gritos, explosiones, bolas de fuego...

      Eliminar
  7. Es que aunque se termine todo pero todo, seguiremos levantándonos y nos vamos a parar adelante de la heladera abierta con ojos de pez, eso es tan seguro como levantarse tarde porque no nos despertaron.
    Las rutinas matan más que el fin del mundo.
    Me ha gustado mucho!
    Saludos van, Cybr

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo agradezco mucho las rutinas, soy un tipo aburrido.

      Eliminar
  8. Vas y te pierdes el fin del mundo, con la de avisos que hubo en fb, twitter, informativos... Me gustó ese final.
    saludillos navideños

    ResponderEliminar
  9. Un gran microcuento, Cybrghost, con el suspenso que va in crescendo hasta ese muy buen final abierto.
    Genial...
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Al final vas a hacer que me crea que escribo bien.

      Eliminar
  10. Jolín, pues sí que tiene que tener el sueño profundo para no haberse percatado del fin del mundo. En fin, el próximo fijo que no se lo pierde :P
    ¡Gracias por haber participado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti por la oportunidad. Tú no sabes lo profundo que dormimos alguna gente.

      Eliminar
  11. Misterioso e inquietante tu micro. Me gustó mucho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Son las voces que me guían, sin ellas estaría muy solo... :-)

      Eliminar

Publicar un comentario

Si Alguien Tiene Algo Que Decir Que Hable Ahora...O Cuando Le de La Real Gana.

Entradas populares de este blog

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

Cuando me casé con mi esposo, ya conocía sus arranques de genio. Los conocía yo y media comarca, tal era su calibre. No obstante, como le amaba con locura, jamás ni amagó con levantarme la mano, y tal cual venían se iban, yo los toleraba. Era habitual que abriera la ventana vociferando y arrojara botellas, jarrones, sillas… todo lo que imaginen. Pero el otro día en su arrebato cogió a nuestro hijo. Ahí ya tuve que plantarme y le puse en la calle; por la ventana, por supuesto, como a él le gusta.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST

LA HISTORIA DE CAPERUCITA Y EL CAZADOR

No fueron felices. Y no comieron perdices. Ella apenas acaba de estrenar su mayoría de edad. Era una chica culta, liberada, con aspiraciones y posibilidades. Tenía toda una vida por delante y ganas de comérsela. Él ya estaba en su segunda madurez, era un hombre tosco, poco formado y sentimentalmente precario. Estas historias funcionan bien en los cuentos y en determinadas películas, pero cuando se pasa la última página, cuando acaban los títulos de crédito, la realidad suele ser otra. La fascinación por el salvador y el hombre maduro funcionó un tiempo. La atracción por la afrodita de suaves curvas y pecado hecho carne también. Pero al poco tiempo ella comenzó a verse limitada, atada demasiado corto, privada del aire que siempre quiso. Él fue no soportando que se creyese más lista, y menos aún darse cuenta de que lo era. No soportaba las miradas de otros sobre ella, ni que las tolerase y disfrutara. Ella estaba cada día más cansada de sus pocas luces y su estrechez de miras. A él, ella…

EL HIJO PRÓDIGO

Sigo observando mi trocito de cielo, exactamente el mío; aunque parezca imposible estar seguro, sé cuál es. Voy a ir allí pronto. Ya sé que dejo docenas, cientos, miles de cadáveres tras de mí, pero alguien tiene que descubrir y ajustar cuentas a los traidores a la Causa. Por eso me mandó aquí, y Él lo sabe, pese al numerito que montó para echarme ¡Si no fuera por mí tendría la casa repleta de indignos y traidores! Acabará por asumirlo. Dentro de poco volveré y tendrá que reconocer mis servicios. Pronto las puertas del cielo se abrirán para Lucifer.
Miguel Ángel Pegarz
cYBRGHOST